El sábado pasado abandoné por un rato mis obligaciones domésticas (limpieza general con sus detalles de lavadoras, plancha y ordenación) y me dirigí a la Peña Los Adoquines, cuyo emplazamiento exacto desconocía, más allá de saber que estaba en la calle Sagasta de Cádiz.

La peña ocupa lo que aquí llamamos una casapuerta (un zaguán) y un salón o nave con barra, espacio para asientos y un escenario. Detrás de este último están los aseos, por cierto, por lo que el personal no puede entrar en ellos mientras dura la función. hay que organizarse.

La casa es una de las más antiguas de la calle (siglo XVIII creo), y la puerta de entrada a la peña y a la finca a la que corresponde así lo sugiere, con un patio de la época y una fachada que muestra una gran distancia entre huecos de ventana y balcones, lo que hace pensar que es una casa de amplias habitaciones.

Bueno, pues allí me encontré, con la sala llena, pendiente a ver el espectáculo “Mary Pepi”, de Les Trompants, grupo de actores de lectura “traumatizada” como se autodenominan, que recrearon con un guión disparatado versión gaditana, la historia de la famosa niñera del cine Mary Poppins, junto al apuesto deshollinador, allí llamado “desayunador”. La verdad es que pasé un buen rato y nos reímos constantemente.

Y el sistema, “pay after show”, para contribuir con un donativo voluntario a la función, compra de material por ejemplo.

Sillas de plástico, algún banquito fuera de ordenación, personas mayores con andadores, y un buen ambiente en el mejor sentido de la palabra.

Esta peña tiene como componente principal –además de actuaciones de carnaval callejero- su Biblioteca Social El Adoquín, de la que encontré un blog con sus normas de funcionamiento. La biblioteca está dedicada a temas de política, pensamiento crítico, feminismo, filosofía, etc.

Quiero llamar la atención sobre estos grupos de lectura, dramatización, dinamización o como se llamen, que de un modo altruista se dedican a hacer teatro, aportando buen humor y creatividad a la vida del barrio y de pequeñas asociaciones, algo que en Cádiz se da en cualquier sitio, con guiones muy conseguidos.