Este mediodía he realizado –representando a la Academia Sevillana de Gastronomía y Turismo- un taller de cocina directo, dentro de la Muestra de Productos de la provincia de Sevilla, en el recinto del patio de Diputación, organizado por Prodetur. Como una actividad más de la Feria del fin de semana, preparé junto a mi amiga Rocío, un arroz meloso, bautizado con toda la razón como sevillano, con jamón y verduras. El arroz empleado ha sido la variedad bomba de Isla Mayor.

Y siguiendo con los orígenes, el aceite de oliva virgen extra ha sido de Montellano, las demás verduras de proximidad, el tomate frito casero, igual que el caldo de verduras, hecho con descartes. Lo único de fuera ha sido el azafrán, que como todos sabemos, se produce en Ciudad Real. El jamón picado es de la sierra norte sevillana, por cierto.

El objetivo ha sido elaborar un arroz meloso, mientras explicaba todos sus pasos, sus tiempos y sus ritmos, así como las recetas de las elaboraciones previas, como el caldo de verduras o el tomate frito casero (fácil y rápido). Y el mensaje, evitar el desperdicio de alimentos y el consumo de procesados.

Con un kilo de arroz bomba hemos dado a probar 80 tapas, y nos hemos quedado cortos. El arroz ha cumplido con su cometido de recibir los sabores de todos los ingredientes aportados y de crecer con el caldo de verduras casero. Al final, la gente preguntaba dónde comprarlo.

Un orgullo y una suerte contar con un arroz de esta calidad en Sevilla, comarca que ya es una potencia productora.