Un exquisito salteado para la cena, con la única proteína del marisco. Un plato calentito, rico y digestivo. Fácil de hacer y de servir. La receta que pongo a continuación es para dos personas.

Ingredientes: 1 berenjena mediana, 1 cebolleta fresca, 200 g de gambas, varios tomates cherries, 100 ml de tomate frito casero, medio vasito de vino fino, una cucharadita de orégano, un poco de miel de calidad, sal y a.o.v.e.

Picar berenjena (no es necesario pelar), picar la cebolleta en trozos muy pequeños. Pelar las gambas y reservar. Las cabezas podemos reservarlas para enriquecer caldos de pescado.

En sartén con el aceite caliente, saltear la cebolleta unos minutos, y añadir luego la berenjena, el orégano y un poco de sal. Tapar la sartén y dejar a fuego medio unos 8-10 minutos para que se cueza la berenjena sin quemarse.

Mientras, en otra sartén, con poco aceite, saltear las gambas y el tomate frito, añadiendo el vino y dejándolo que se evapore el alcohol.

Agregar las gambas a las berenjenas, mezclar bien todo. Poner al final los tomates cherris, corregir de sal y añadir una cucharadita de miel. Saltear y servir.