Con gran éxito de público asistimos ayer lunes al acto de cierre del Año del Arroz, dedicación de la Academia Sevillana de Gastronomía y Turismo, tal como hizo en anteriores ocasiones con otros productos como la aceituna sevillana o el pan, los picos y la regañá.

Estuvieron presentes en la sala autoridades, productores, empresarios, comunicadores y hosteleros, cocineros incluidos.

Julio Moreno, presidente de la Academia, recordó los cuatro grandes objetivos desarrollados por la Academia:

  • Defender la personalidad gastronómica de Sevilla
  • Defender y difundir la cultura de la tapa
  • Defender los productos señeros de Sevilla, visitando a productores (del campo, las bodegas y las industrias alimentarias). Y además, gracias a la Cámara de Comercio, se han producido videos dedicados a los productos sevillanos (ya van siete).
  • Dedicar cada año a un producto de Sevilla.

También aprovechó el presidente para comentar la actividad de la Academia reflejada en su página web, con frecuentes publicaciones de recetas, reseñas de libros, crónica de eventos y artículos de opinión.

A continuación, el periodista Jorge Molina resumió la historia de la comarca arrocera sevillana, desde sus comienzos y su visión en la infancia, hasta la llegada de los valencianos tras la guerra civil, y el inicio de la modernización por parte de la familia soriana Hernández Barrera.

La actual producción de arroz -casi ecológica- defiende a Doñana, pero Molina recordó que el cambio climático puede acabar con una cultura, un talento, su lucha y su pasión de muchos años.

Luego se visionó el video sobre el arroz en el que participó la Academia, y en el que colaboró una servidora.

A continuación, Mauricio Soler, presidente de la Federación de Arroceros, agradeció a la Academia la labor realizada en apoyo al arroz. La Federación, representa al 100% de los productores, que han resistido a sequías y se han ido reinventando.

El cultivo del arroz de Sevilla supone una agricultura diferente, integrada y con métodos muy respetuosos, bien catalogada por los expertos, además de ser la de mayor productividad por Ha. Se cuida la diversidad de un paisaje espectacular de humedales y toda clase de aves.

Se lucha en la actualidad por conseguir la D.O. Arroz de las marismas del Guadalquivir.

Al finalizar su intervención, el presidente de la Academia le hizo entrega de un plato conmemorativo del Año del Arroz.

El año 2024 estará dedicado al aceite de oliva virgen extra D.O. Estepa, testigo que recogió Jose Maria Loring, presidente del Consejo Regulador de este señero producto de Sevilla, recordando que el suyo es un sector difícil, por el cambio climático y la sequía, pero que “los olivareros pueden con todo”, y la agricultura del a.o.v.e. es el eje de la dieta mediterránea. Son catorce los municipios sevillanos incluidos en esta D.O.

Y gracias a los patrocinadores, tuvimos una degustación de arroces, elaborados por los miembros de la Ruta del Arroz: Restaurante Manolo Mayo, Casa del Moral y Juan Manuel, todos de la localidad de Los Palacios: Arroz cortijero, arroz ibérico y arroz con perdiz.