Hace un par de meses trasladé a mi frutero de cabecera mi insatisfacción por el resultado de las últimas “papas aliñás” preparadas en casa. Se las había comprado la semana anterior, pero no salieron ni tan tiernas ni tan ricas como siempre.  Teniendo en cuenta que había empleado el mismo tiempo, técnica y aliño de a.o.v.e, buen vinagre de Jerez,  sal de salinas, cebolleta y perejil.

Me explicó este buen profesional que aún no había llegado la nueva cosecha de papas de Sanlúcar, y que los mayoristas ante la escasez, distribuían otra patata lo más parecida a la sanluqueña, en tanto llegaban a los mercados las de temporada. No pude sino comprender que las cuestiones del campo condicionan nuestra alimentación (con productos de cercanía, claro); y esperé la llegada de mejores patatas de su tiempo.  Quince días después ya estaban las papas de Sanlúcar disponibles en la tienda, y pude presumir de nuevo de que este aliño es uno de mis mejores platos. Eso sí, con otras patatas yo no respondo.

Escribo esto porque ahora vuelvo a preocuparme por esas papas y por algunas hortalizas más con origen en Sanlúcar de Barrameda, tras los daños provocados por el fuerte granizo de la semana pasada. Toda una catástrofe para un sector muy tocado por la subida de los costes y la inflación, además de la competencia de otros productos extranjeros. 

De hecho se informa en las páginas especializadas del sector agrícola como Fresh Plaza y Agrónoma, de un urgente paquete de ayudas por parte del gobierno local de 100.000 euros para los agricultores afectados, concretamente de Los Llanos, Bonanza, Algaida y Veta la Serrana, así como de las cooperativas Frusana y Virgen del Rocío. Y por supuesto, hay que citar los daños irreparables ocasionados en los invernaderos arrasados (unos 50), en la tromba de agua caída con granizo durante dos horas sin parar, destruyendo estas valiosas y necesarias infraestructuras agrícolas.  

Con los invernaderos se han perdido flores y hortalizas: entre ellas, calabacines, tomates e incluso melones. Y además, se han quemado los cultivos de patatas, una de las referencias de Sanlúcar, así como las zanahorias, ésas que vemos en las fruterías en manojitos con hojas.

Papas de Sanlúcar, junto a las zanahorias y sus cebolletas rojas, son las hortalizas que más valoro en mi cocina. Tengo suerte de encontrarlas en mi frutería. Espero que pronto se solucione el problema ocasionado por la granizada, aunque, supongo que habrá escasez de estos productos y su consiguiente aumento de precio. Pero el agricultor no tiene la culpa.

Deseo que todo vuelva pronto a la normalidad.