Una sopa que hicimos como entrante, con su buen sofrito, aprovechando puerros perdidos en la nevera y un buen jamón de bellota picado. Aquí es fundamental el caldo, ya que debería llevar mucha verdura, pero pongo como opción el utilizar o no hueso de jamón, ya que a veces puede enranciar el resultado.

Ingredientes (4 personas y tal vez sobre): 3-4 puerros, 1 diente de ajo, 1 pimiento verde grande, 1 pimiento rojo tipo California, 100-150 g de jamón ibérico de bellota picado, 1 taza de arroz variedad marisma de Sevila, aceite de oliva virgen extra (el justo), perejil, y 1,2-1,5 litros de caldo casero o agua y sal.

Lo primero, limpiar y cortar los puerros, pimientos y ajo, en trozos muy pequeños. Poner a pochar todo en un perol con aceite unos 15-20 minutos a fuego medio.

Añadir el jamón picado, rehogar unos minutos. A continuación, agregar el caldo y dejar unos quince minutos a fuego medio y con el perol tapado.

Y por último, poner el arroz y el perejil picado y dejar que se haga 15 minutos. Corregir de sal y servir.

Una sopa que lleva un poco de todo. El segundo plato podría ser unos huevos rellenos, un pescado o un filete de carne blanca.