Una receta resultona para cualquier época del año. Es una adaptación más o menos fiel de otra que encontré en la página Directo al Paladar, y hecha para pollo. Hoy la hemos tomado en casa y parece ser que ha gustado. Aquí las especias utilizadas son a gusto del consumidor.

Ingredientes para 4 personas: pechuga de pavo (600 g), 300 g de calabaza roja, ya limpia, 100 g de guisantes desgranados, 2 cebolletas frescas grandes, 2 dientes de ajo, 1 poco de romero, zumo de limón, comino molido, hojillas de ñoras, pimentón de La Vera (dulce), aceite de oliva virgen extra y sal.

Limpiar la pechuga y quitar restos de grasa, y trocear tamaño bocado. Regarla con un poco de zumo de limón. Reservar en la nevera un par de horas.

En una cazuela baja con aceite dorar las pechugas a fuego fuerte y reservar.

En el mismo aceite que ha quedado poner a pochar los ajos laminados y  las cebolletas muy picadas, a continuación añadir la calabaza también picada, y los guisantes. Dejar hacer todo unos minutos.

Añadir los trozos de pavo, las ñoras, el romero, el pimentón y la sal.

Dejar treinta minutos a fuego medio.