Para los pequeños ganaderos andaluces, hay una línea roja: 0,80 euros/litro de leche. No deberíamos comprar leche por debajo de esa cifra, si queremos contribuir a dignificar el sector, ahora en una grave crisis, para que al menos se puedan cubrir costes de producción. Eso es lo que nos transmiten las organizaciones representantes del sector lácteo, que siguen movilizándose.

El informativo regional de TVE de este mediodía dio la noticia de una nueva concentración del sector lechero andaluz, en la que se han regalado casi un millar de litros de leche entre el público. Ha sido en Granada, a las puertas de un centro comercial. Con representantes de Asaja Andalucía, COAG Andalucía, UPA Andalucía, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía y la Organización de Productores (OPL) del Sur, reclaman unos precios justos para los ganaderos, que permitan vender sin pérdidas, tal como obliga la Ley de Cadena Alimentaria. El lema: Con la leche al cuello.

Cada vez son más las explotaciones lecheras que cierran, debido a su falta de rentabilidad. Y por otro lado, las movilizaciones buscan concienciar a la sociedad sobre la importancia de consumir leche de calidad en la dieta diaria.

El sector ha organizado varias protestas en lo que va de verano, para exigir a las administraciones fijen y obliguen a un precio mínimo en los lineales, evitando poner en peligro la supervivencia de estas explotaciones.

Según el Ministerio de Agricultura, producir un litro de leche cuesta 0,35/0,40 euros. Pero la industria paga al ganadero en torno a 0,31-0.33 euros litro. Como además, han subido los precios de las materias primas para alimentar al ganado, así como el coste energético, la situación se vuelve cada vez más complicada para estos empresarios. 

En Andalucía quedan a día de hoy 475 explotaciones de vacuno de leche, con más de 60.000 cabezas de ganado y una producción de 600.000 toneladas de leche. El sector es claramente deficitario al no cubrirse costes, incluso con la vigente Ley de Cadena Alimentaria, que prohíbe claramente vender con pérdida.  

Otra cuestión que se quiere evitar es la utilización por parte de las grandes superficies de la leche como reclamo, pues revierte negativamente en los ganaderos. 

La página lo dice muy claramente: el precio de un litro de leche al público debe ser como mínimo de 0,80 euros para cubrir costes. Por ello, no deberíamos caer en las ofertas que nos ofrecen los supermercados. La leche es un alimento básico y necesario en nuestra dieta.

 

Fuente: Cuaderno Agrario. 

y la web Con la leche al cuello