El pasado 6 de mayo, el departamento de Estado norteamericano anunció que la actriz Julia Roberts será la embajadora global de la campaña contra los humos tóxicos de cocinas deficientes, causa de la muerte de casi dos millones de personas en todo el mundo, principalmente mujeres y niños. La llamada “novia de América”, ganadora de un óscar, utilizará su imagen para procurar la educación del público, en una actividad rutinaria como es el cocinar a diario en los hogares.

En nuestra sociedad es de todos conocido que los aparatos eléctricos, los utensilios puntiagudos y cortantes, los productos tóxicos, los suelos resbaladizos y las fuentes de calor convierten a la cocina en el lugar más peligroso de la casa. Además, es en la preparación de la comida cuando se producen más lesiones. La página Eroski Consumer clasifica los riesgos de la cocina según su origen en: productos químicos y gas; caídas, resbalones y golpes; riesgos eléctricos; incendios, explosiones y estallidos; y por último quemaduras.

Pero mucho más grave es la situación de las cocinas en los países en desarrollo, en los que cada 16 segundos muere una persona por los humos tóxicos que estas instalaciones desprenden. La polución doméstica (IAP) es el humo tóxico producido al cocinar con leña al aire libre o con estufas en hogares pobremente ventilados.

Intentando resolver este problema, la firma de cocinas Envirofit International, y las entidades Shell Foundation y C-Quest, han firmado un convenio para equipar de cocinas ecológicas a las familias de Nigeria, con tecnología punta y precios al alcance de la población. Se han propuesto instalar dos millones de cocinas en los hogares nigerianos durante los próximos siete años. El programa comenzó el pasado mes de marzo en las poblaciones al norte del país, y tiene previsto extenderse a otras zonas. Esta solución ya se ha instalado en países como la India, Kenia, Tanzania y Zambia.

Y es que más de tres millones de personas procedentes de países pobres tienen que cocinar en fuego abierto o con estufas defectuosas, produciéndose humo tóxico causa de severas enfermedades pulmonares y respiratorias. Además, este humo perjudica al medio ambiente. Son muchas las muertes por IAP particularmente en Nigeria, país con la mayor población de Africa con hogares con cocina a leña. Hasta ahora, y dado el coste de instalación de cocinas eficientes, esta situación no se ha solucionado.

El año pasado se lanzó la Alianza Global para Cocinas Limpias, con sede en Washington, una iniciativa público-privada que busca crear un mercado global para este tipo de artefactos de cocina, que traerá sin duda beneficios a la calidad de vida y al medio ambiente en los países pobres. La Fundación está liderada por la Fundación de Naciones Unidas.  Como «embajadora», Roberts ayudará a concienciar al público sobre los problemas de salud, accidentes y muertes que sufren millones de personas en países pobres, debido al uso de cocinas inseguras, que emplean carbón, leña, desperdicios agrícolas o desechos de animales como combustible.

Fuente: www.microdinero.com