Esta mañana, en el amable Espacio Platea (edificio Plaza de Armas), hemos asistido a una nueva edición del evento El Sur de las Estrellas, coordinado por Eva Cepero, patrocinado por Cervezas Victoria, y dedicado a hosteleros y comunicadores gastronómicos. En esta ocasión, el protagonista fue un emblemático de la cocina clásica y de calidad, La Reserva, de Joaquín Márquez, fundador del establecimiento, con su hijo Jesús, que ahora continúa dirigiendo el bar restaurante. Son más de 40 años de experiencia en buena y dinámica hostelería.

De nuevo un video abrió el acto, recorriendo La Reserva, su local, su ambiente, su estilo, con las intervenciones de su personal, todos ellos con muchos años de permanencia en el negocio, un dato más que positivo en los difíciles tiempos que corren en el sector hostelero. Pero siempre hay excepciones.

Siguiendo el formato habitual de El Sur de las Estrellas, se dispuso una mesa con los hosteleros protagonistas (Joaquín Márquez e hijo), para ser entrevistados por Eva Cepero. El fundador del restaurante habló de su trayectoria en la hostelería, que incluía los 26 años dedicados al catering (eventos, muchas romerías y ferias), muchos kilómetros que le hicieron dominar el oficio, y que lo llevaron con el tiempo, a crear su propio espacio, en el barrio de Los Remedios, donde está actualmente, desde hace otros 19 años.

En La Reserva saben de todo: de carne, de pescado, de verdura, incluso de postres, hechos por la esposa de Joaquín. No solo dan de comer, sino que aman su negocio, un negocio familiar, con un buen equipo de confianza, garantía de éxito.

Joaquín Márquez reconoce que le gusta su oficio, su vocación. Y subraya la importancia de que la plantilla con la que trabaja sepa adaptarse a los ritmos que traen los días y las horas, y, por supuesto, también cuidar la relación con los proveedores.

La Reserva representa una cocina tradicional de alta calidad, sin salirse de la misma línea en la que empezaron. Ahora están cambiando su imagen interior en el local (decoración, baños, pequeños cambios en el ambiente, etc), sin cambiar su vocación. 

Otro sitio pendiente para visitar.