Ayer miércoles en tve1, en Todo Cambia, la serie documental que presenta la periodista Ana Blanco, se trató la evolución de la alimentación en las últimas décadas. La presentadora habló con distintos personajes relacionados con los cambios en el modo de comer de los españoles. 

En un Mercado de abastos, con Mikel Iturriaga (El Comidista), se comentó la situación actual de los mercados, muchos reconvertidos en bares de tapeo o de alta gastronomía. Los clientes de los mercados -cada vez menos- son sobre todo personas mayores, pues el 75% de los consumidores compra en los supermercados. Hace unos años era la mujer quien se encargaba de comprar y cocinar. Hoy esa figura se está debilitando.

Sobre la Dieta Mediterránea, hay dudas en su práctica. La carne, por ejemplo, en mínimo consumo. Las legumbres, en cambio, para todo. Y lo de la compra semanal o mensual, ha ido a peor, con la consecuente caducidad de los alimentos y despilfarro de comida. Se pierde la filosofía de temporada, con sostenibilidad, precio, sabor. Aunque se puede comprar alimentos sanos en los super.

En el Restaurante A Poniente, con Ángel León: se muestra el trabajo de su laboratorio de I+D, con muchos proyectos. Se habló del sabor del mar, al que no cuidamos por cierto. Según el chef las casas ya no huelen a comida, y cada vez cocinamos menos. Era la excusa para vivir, convivir, compartir. Pero los mayores sí podríamos enseñar. La Alta cocina también ha cambiado, ahora es más honrada, y los cocineros defienden lo de su territorio.

Conversación con Aitor Sánchez, dietista-nutricionista, en un súper:  los modelos familiares están cambiando y ahora escogemos lo preparado y envasado (Procesado no es ultra-procesado), con materias primas más baratas y de peor calidad. Mal con los menús infantiles, con poca fruta. Para convencer a los niños de que coman bien es necesario que los adultos de la familia coman bien, porque ellos imitan. Ahora se come muchos hidratos y pocas verduras. Desde 1965 hay una revolución en la restauración, aparece la comida rápida, con las hamburguesas.

Una comida sana debe llevar proteína y verdura. Y para la cena los revueltos. Podemos comer sano sin mucho esfuerzo, y tampoco es tan caro. Es necesaria la vuelta a la comida tradicional.

Entrevista a Pau Gasol, de la Fundación Gasol contra la obesidad infantil. Uno de cada tres niños en España tiene sobrepeso u obesidad, y mucho peor los de menos recursos. Hay que educar bien para comer bien.

Los alimentos sanos deberían ser fáciles de adquirir. Y los comedores escolares no ayudan a enseñar a comer bien. El deporte, comer bien, saber qué comemos, en familia, sin prisas… HAY QUE VOLVER A COCINAR, y muy importante es el factor emocional.

EL FENÓMENO DEL “DELIVERY”: han sido 400 millones de pedidos el año pasado, y sobre todo en horario nocturno. Piden sushi, hamburguesas, comida “chatarra”, y por todo tipo de personas, e incluso dos veces al día, y el teletrabajo influye; También se pide el desayuno. Por cierto, el desayuno no es la comida más importante del día.

LA COMIDA ÉTNICA: con el fenómeno de la inmigración, llega la cocina de productos de otros países. La cocina siempre ha sido mestiza… pero nos adaptamos. Los jóvenes son los más aficionados.  

LA COMIDA SINTÉTICA: IMPRESIONES 3D. En la empresa Biotech Foods, gestionan carne cultivada, que comenzó en Londres en 2013, con una tecnología ya conocida. Hoy de éxito en Singapur. El objetivo es que conviva la carne tradicional con la de laboratorio, por ser más sostenible, sin necesitar al animal, y se contamina menos, sin agua ni tierra para sembrar. El 38% del terreno mundial se dedica a piensos y pastos.

PRONÓSTICO: el futuro debería ser volver a cocinar en casa, y no dejar nuestra alimentación en manos de otros.

Podéis ver el programa en este enlace: