Estos datos que pongo son de hace más de un año, del programa Saber Vivir de TVE1, en el que interviene la nutricionista Beatriz Robles. Está dedicado al consumo de carne, y en él se hace un resumen de las cifras de consumo de carne de los españoles, y se analiza también la calidad de la carne que compramos en bandejas.

Beatriz Robles concluye que, por un lado consumimos demasiada carne y que la carne que no compramos al carnicero, es decir, ya cortada, puede ser tan fresca y de calidad como la dispensada por el carnicero. Veamos.

Resulta que consumimos 50 kg de carne por persona: 14 de pollo, 11 de cerdo, 5 de vacuno, 8 de otras y 12 de carne procesada. Y la Organización Mundial de la Salud y el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer aconseja que consumamos como máximo 21 kg de carne al año, es decir, 400 g a la semana y 60 g diarios.

En cuanto a la carne que encontramos en bandejas en los supermercados, ésta puede tener la misma calidad y frescura que la que nos prepara el carnicero en su mostrador y en nuestra presencia. Y además, podemos encontrarla a buen precio, no siempre la más cara es la mejor.

La carne de bandeja, debe ser fresca, sanitariamente segura y con la menor grasa saturada posible. Se reconocerá por su color rojo brillante y ausencia de olor. Hay que comprobar la fecha de caducidad y que esté correctamente refrigerada: vacuno a 7ºC, y si es ave a 4º C; deberá estar bien envasada, en atmósfera protectora extrayéndole el aire. Las bandejas son de diversos colores y materiales, totalmente seguras. El plástico espumoso que llevan debajo no tiene interacción con la carne y no afecta a la salud. Y el papelito que llevan es para recoger el líquido que suelta la carne, evitando que crezcan microorganismos.

Consumir carne ecológica es una opción, con animales que viven al aire libre, pero es igual que con la ganadería extensiva. Eso sí: el modo de cría y de alimentación afecta a la grasa, a su cantidad, tipo y distribución; si es entreverada por ejemplo. Pero da igual que sea ecológica o extensiva, si comemos mucha carne siempre es malo para la salud.

En cuanto a la grasa de la carne, cuanto menor grasa saturada mucho mejor. Se llama carne magra cuando su grasa es menor del 4,5% y lleva 95 mg de colesterol por cada 100 g como máximo. La carne blanquecina no significa que tenga menos grasa. La carne de ternera no es blanca, incluso en las partes más valiosas como solomillo. Nutricionalmente lo mejor es el ave y el conejo. Hay que priorizar por encima de las carnes rojas, pues tienen menos colesterol y grasa saturada, el pollo, el pavo, etc.

Comer menos carne evita el riesgo de enfermedades.

https://twitter.com/i/status/1513777688443441155

https://www.rtve.es/play/videos/saber-vivir/carne-bandeja-igual-nutritiva-carniceria/6483198/