Una ensalada refrescante, un plato frío que cunde mucho. Lleva un poco de todo, incluso fruta, y es una buena opción para cocinar las pechugas de pollo. Lo único, es que la imagen del plato ya hecho no resulta demasiado atractiva. Eso sí, la ensalada está riquísima.

Ingredientes para 4 personas: 400 g de pechuga de pollo, 1 mango, 1 yogur natural blanco (mejor artesano), 1 cucharada de miel, 1 cogollo de lechuga, 30 g de queso curado para rallar, algunas nueces o anacardos, sal y aceite de oliva virgen extra.

Trocear la pechuga en dados y dorar en sartén con un poco de aceite y a fuego medio. Pelar y trocear el mango.

Hacer una salsa con la mitad del mango, el yogur, la miel y la sal, triturando todo en una batidora. Reservar. Rallar el queso.

Colocar las hojas de lechuga en una fuente redonda, disponer encima el pollo, la otra mitad del mango, los frutos secos y la salsa anterior, espolvoreando al final con el queso rallado.

Servir frío.