La página Eroski Consumer en uno de sus boletines incluye esta noticia en su portada. En concreto, se refiere a cinco alimentos que por seguridad no deberíamos consumir crudos por el peligro de intoxicación, siendo algunos de ellos incluso alucinógenos.

EL POLLO: según Eroski, un alimento tan apañado como el pollo y tan presente en nuestra dieta, puede causar problemas en su estado crudo, ya que puede estar contaminado con Campylobacter, una bacteria que provoca infecciones alimentarias. En el enlace de la noticia también se habla del lavado del pollo antes de su cocinado.

LOS ANACARDOS: (o nueces de la India o castañas de Cajú), son frutos secos muy apreciados, además de tener pocas calorías. Los anacardos nunca se comercializan crudos ni con cáscara, ya que en ésta se encuentra el ácido anacárdico (muy irritante) y el urushiol, un aceite que provoca reacciones alérgicas.

LAS ALUBIAS ROJAS: dentro de las sanas legumbres, siempre aconsejables, resulta que las alubias rojas (habichuelas rojas y frijol rojo), lleva una lectina llamada fitohemaglutinina, muy tóxica, que llega a provocar   vómitos, dolor abdominal y diarrea. Sin embargo, cuando estas alubias están cocinadas –del todo- la toxicidad desciende a niveles mínimos.

LAS PATATAS: uno de los alimentos más frecuentes en nuestra dieta, en sus múltiples elaboraciones y por su buen precio. Pero crudas contienen un alcaloide, la solanina, que produce irritación en las mucosas, problemas gastrointestinales y daña el sistema nervioso. De hecho, según Eroski, pueden provocar alucinaciones. Esto se aplica también a las partes verdes no comestibles de los tomates y las berenjenas.

LAS ALMENDRAS (amargas) y otras semillas: las dulces se comercializan fritas, horneadas, crudas al natural, molidas o en láminas. Pero las amargas en crudo contienen amigdalina, que al contacto con el agua o con la saliva puede provocar una intoxicación letal.

También son peligrosos el hueso y la semilla de los albaricoques, las manzanas y los melocotones, ya que pueden liberar cianuro y provocar envenenamiento.

Por último, Eroski recuerda que hay que cuidar la cantidad que consumimos de nuez moscada, una de nuestras especias favoritas, que debe tomarse rallada y en cantidades mínimas, pues en altas dosis es tóxica. No obstante, la nuez moscada sí puede consumirse cruda. Eso sí, en cantidades altas es alucinógena y puede producir taquicardia.

El boletín periódico de Eroski Consumer trae siempre información interesante.

 

Fuente: Eroski Consumer.

La imagen es de internet.