Se trata de un arroz de aprovechamiento, porque utilicé restos de choco que tenía congelados (patas y otros trozos poco vistosos), junto a las alcachofas recién llegadas de temporada. Salió un arroz exquisito. Y aquí lo cuento.

Ingredientes para 2-3 personas: 120 g de arroz bomba, 300 g de restos de chocos, chipirones o calamar, 1 tomate maduro grande, 1 pimiento verde, 1 diente de ajo, 2-3 trozos de tomates secos, 400 ml de agua o caldo de pescado casero (yo utilicé agua porque no tenía caldo en ese momento), zumo de limón, perejil, pimentón, aceite de oliva virgen extra y sal.

Limpiar y trocear las alcachofas, quitando las hojas duras y añadiéndole un poco de zumo de limón para que no se ennegrezca. Rallar el tomate y picar el perejil. Reservar.

Rehogar el choco en la cazuela con aceite una vez troceado. Las partes no comestibles se dejan en el sofrito para dar más sabor, aunque luego no se consuman. Sacar.

En el mismo aceite sofreír las alcachofas troceadas en 3-4 piezas, añadir el pimiento, el ajo y el tomate rallado. Dejar unos minutos, poniendo el pimentón, los tomates secos y el perejil.

Añadir por último el choco y saltear todo y enseguida el arroz, el caldo o agua y corregir de sal.