En la tarde de ayer tuvo lugar un encuentro digital de cuatro hosteleros andaluces, en nombre del movimiento #FuerzaBar, coordinado por la periodista Isabel Aguilar, directora de Gurmé, grupo ABC. Los restauradores han sido: Jorge Manzur, Hotel Villapadierna, Malaga; Javier Campos, La Candelaria Catering, Córdoba; Juan Gómez, La Azotea, Sevilla; y Raul Arsenio Cueto del Grupo Arsenio Manila, Cádiz. Asistió también Manuel Román, director de ventas y distribución de Heineken España, promotora de #Fuerza Bar, plataforma que ahora cumple su primer año de vida.

A modo de resumen del encuentro, podríamos apuntar:

JAVIER CAMPOS, Córdoba. Su negocio echa en falta el turismo, si bien su catering va sobreviviendo con la contratación de algunos eventos. Espera y confía en que no llegue una cuarta ola del virus. Se siente arropado por los clientes y allegados. La Administración mal en ayudas (local, autonómica y central). Los Ertes son muy complicados de tramitar, y para colmo, está la pelea de los políticos. Sobre los contagios en la hostelería, se estima que son un 2%, pero subraya que el reglamento se cumple. La hostelería ha sido cabeza de turco, en comparación de los centros comerciales, y su masificación. Hay quien incumple (botellones).

JORGE MANZUR, Málaga: Su hotel está cerrado, piensa abrir a finales de mayo, nada en Semana Santa. Lo peor que lleva son sus empleados en Erte. Esperando al turismo inglés. Hay que agradecer al cliente que nos venga a ver. Y otro tema es el papel de la gastronomía en los hoteles, punto clave ahora. Antes no se comía en el hotel. Ahora llegan incluso los no clientes a comer.

RAUL CUETO, Cádiz: su cliente es sobre todo local, terrazas llenas si tiene buen tiempo. El verano pasado fue rentable, doblaron turnos y terrazas aunque las navidades fueron atípicas. Antes primaba la hostelería de la experiencia, ahora es la de omnicanal, por el tema digital, con todas las integraciones. Es necesario segmentar y encontrar a tu cliente, lo cautivamos en casa o en la calle. No es ganar dinero, sino perder clientes. No se siente arropado por la Administración, solo la local en el tema terrazas. Y es necesario vacunar si se les considera contagiadores. Los Ertes ayudan solo a los trabajadores.

JUAN GOMEZ, Sevilla: no tiene terraza, es lo peor. Sí funcionan con servicios a domicilio, y las perspectivas son buenas. No obstante, la gente sale los fines de semana y se tienen que quedar en la ciudad por la prohibición de movilidad. Están doblando turnos. Ve fundamental la ayuda de los proveedores y en el gobierno local, que sí ayuda. Así se podrían haber salvado muchísimos negocios. Tras la pandemia habrá más higiene en la hostelería en general.

CONCLUSIONES: la sociedad no está dispuesta a renunciar a los bares. 2021 será todavía duro, tal vez mejor en verano, será un año de transición. Piden flexibilidad horaria, no es un encaje matemático. Confianza en el verano, clientes y personal. Hay que aprender de lo sufrido en la pandemia.

Ha sido Cruzcampo, respaldado por la Compañía Heineken España, quien ha puesto en marcha el movimiento social #FuerzaBar, cuyo objetivo es ayudar a los propietarios y profesionales de los bares y restaurantes, para que puedan afrontar la crisis debida a la pandemia. Están invitados a sumarse el resto de la sociedad, incluidas empresas, instituciones o particulares.

Fuerza Bar apoyará a la hostelería dando formación a sus empleados, según capacidades y talento, concretamente en el formato delivery, y asesorando también en el tema de las ayudas. Es una iniciativa privada.