Ayer se publicó una entrevista en Diario de Cádiz a uno de los subastadores de pescado, que lleva en su trabajo casi 50 años. Y también lo afirma: la crisis económica está desplomando el consumo doméstico de pescado fresco. Y los sondeos hablan de pasar de una media de 2 raciones a 1,7 raciones semanales. El estudio lo ha encargado la marca sello de origen Crianza de Nuestros Mares.

Pienso que desde hace mucho tiempo el pescado fresco es un artículo de lujo en mayor o menor medida para muchas familias. Y que la carne, más económica, se está convirtiendo en un alimento “refugio” dentro de las dietas más frecuentes. En ello influye no solo la crisis económica sino también la falta del hábito de cocinar en casa. Pero ésa es mi opinión.

Por su parte, las autoridades sanitarias recomiendan la presencia de pescados y mariscos en cualquiera de sus formatos (frescos, congelados o conservas, marinos o fluviales) entre 3-4 raciones por semana. Y las encuestas realizadas arrojan datos de notables descensos con respecto a las cantidades recomendadas.

Eso no quita para que la población en general conozca de sobra las ventajas nutricionales de la incorporación del pescado a su alimentación. De hecho el 73,5% afirma que le gustaría superar la barrera de 2 raciones de pescados frescos semanales, pero no pueden por razones económicas.  Son datos del estudio.

El perfil del consumidor de pescado fresco en casa son dos raciones semanales es un hogar residente de la zona norte de España, con nivel socioeconómico alto/medio-alto y con hijos. Pero los segmentos más alejados se encuentran en la zona noreste, con un nivel socioeconómico bajo/medio-bajo sin hijos.

En cualquier caso, el pescado en los hogares no suele ser objeto de elaboración más allá del frito o del horneado, eso se desprende de lo que el público cuenta. Y sería interesante incluirlo en guisos de cuchareo con legumbres por ejemplo, o en pasteles fríos. Para ello, es imprescindible la colaboración de los pescaderos vendiendo el pescado ya limpio, y hecho en el momento,  cosa que casi nadie solemos hacer adecuadamente, porque no sabemos.

Soy una gran adicta al pescado en todas sus variedades y quien me conoce lo sabe. 

 

(La imagen es de Crianza de Nuestros Mares).