Volvió la música al Espacio Quiñones el pasado martes, con el concierto de la cantante Inma Márquez, Chano Robles al piano, el baile de Alycristango y la sorpresa de la voz de José Álvarez: “Fados y coplas centenarias” anunció el cartel, al cumplirse los 100 años del nacimiento de la gran Amalia Rodrígues. Aforo completo, cumpliendo las restricciones impuestas por la autoridad a cuenta de la pandemia del Covid-19, y previa reserva por los asistentes.

Amalia Rodrígues (1920-1999) fue una célebre cantante portuguesa de fados y coplas, que llegó a interpretar en distintos idiomas. Fue igualmente actriz y compositora. Sus fados fueron y siguen siendo muy versionados, creando escuela. Amalia Rodrígues vivió además el dulce y glorioso momento de la revolución portuguesa de “Los Claveles.

Coplas de amor, de desamor, de pasión desgraciada, de sentimiento patriótico, de saber popular, de ritmos étnicos…la voz de Amalia en nuestra querida Inma Márquez, que las recrea con cuidado de no perjudicarlas. Teclado y acordeón y la danza en pareja, en el silencio de la terraza del antiguo baluarte secundario que hoy es el Espacio Quiñones.

Y una despedida con nuestro poeta de cabecera, Federico García Lorca, en el aniversario de su asesinato, con un zorongo cantado y sentido a modo de homenaje. Rebequitas y aplausos siempre incluso con viento de poniente.

El Espacio Quiñones se ha convertido ya en un tablón de referencia de eventos para todo el año con actividades diversas, adaptándose con gran eficacia y éxito a las limitaciones de la pandemia, por la distribución de su local y por el trabajo realizado por su junta directiva.