Éste es un post obligatorio: informar que el 23 de abril de 1986, nació en Cádiz una asociación sin ánimo de lucro, formada por quince amigos de la hostelería –no profesionales-, bajo el nombre de Grupo Gastronómico Gaditano. Con tal motivo, en la tarde de ayer sábado organizaron un acto para amigos y allegados en el Hotel Playa Victoria de Cádiz, que en mi opinión salió redondo. A lo largo de estos treinta años los componentes del Grupo han celebrado unas 500 reuniones, lo que evidencia el alto nivel de amistad existente en el mismo.

A modo de bienvenida y presentación, el presidente del Grupo, José Pérez Moreno, recordó el haber sido testigos del gran cambio y desarrollo experimentado en la hostelería gaditana, gracias a productores, cocineros y personal de servicio, mejorando sensiblemente la gastronomía de la provincia. A disfrutarla y ensalzarla se han dedicado sus miembros, desde la sierra al litoral, la campiña o la bahía, pasando de la necesidad al arte de comer y del término cocinero al de Chef. Enumeró las diferentes actividades desarrolladas por el Grupo a lo largo de su andadura, como cursos de cocina tradicional en la Universidad de Cádiz, charlas, encuentros, participación en rutas de tapas, presencia en medios de comunicación, y rescate de platos olvidados, sin olvidar su participación activa como cocineros, y la implantación de su página web. También citó su actividad literaria, con la edición de diversos libros de cocina y gastronomía (por uno de sus miembros, Carlos Spínola). En su andadura también han editado numerosos libros de cocina (Carlos Spínola), incluyendo un diccionario gastronómico gaditano. Otro hecho importante fue el apadrinar hace 20 años al Grupo Gastronómico El Almirez, formado exclusivamente por mujeres.

En el año 2008 el Grupo Gastronómico Gaditano fue elegido mejor cofradía gastronómica por la Federación de Cofradías Gastronómicas Andaluzas (FECOAN).

A continuación, el periodista Pepe Monforte intervino en un divertido paralelismo entre la edad del Grupo y las “edades gastronómicas del hombre”. Desde “la guarrindonguería preadolescente” al inconformismo de la pubertad que se decanta por el “gigantismo” en las raciones. A ello le sigue el primer amor -16 años-, dónde mueren por una pizza carbonara; y ya llegados los 30, eligen la comida internacional (sushi, maqui, sashimi….es decir, el gastrobar). Pero a esa edad, eligen el disfrute de la gamba.

Siguió una mesa redonda en la que participó el cocinero Fernando Córdoba, Manuel Fernández Trujillo y Rafael Paul (miembros del Grupo), y el periodista gastronómico Pepe Monforte. Entre todos resumieron brevemente el cambio radical vivido en la gastronomía gaditana durante estos 30 años. De cuatro tapas básicas y tradicionales (ensaladilla, pavías, atún encebollado y sangre en tomate), hemos llegado a la alta culinaria, sobre la línea de cocina mediterránea, en la mayoría de los bares de Cádiz. Se reconoce fundamental la participación de grandes cocineros como Fernando (Casa Bigote, Sanlúcar de B.), o Gonzalo Córdoba (El Faro, Cádiz). Monforte añadió que ha sido también decisiva la influencia de la cocina del Campo de Gibraltar, junto a otros pioneros como el Restaurante Los Remos de San Roque (Estrella Michelín en el año 1993). Señalar la importancia de los productos (queso, atún, vinos), así como de los profesionales que han cocinado, junto a las huertas de la provincia. La formación en la Escuela de Hostelería también ha sido crucial. Estamos viviendo un renacer de la gastronomía, junto al trato y respeto a los productos.

Otro de los temas incluidos en el acto del sábado fue la presentación del libro editado por el Grupo “Sabores Gaditanos”, con motivo de sus 30 años de vida. Se trata de una obra colectiva, que rinde homenaje a la cocina gaditana explicada en las claves de cultura, fiesta, mar, tradiciones, vinos, y tapas. El volumen recoge artículos de opinión de miembros del Grupo, así como 150 recetas de cocina gaditana, todas probadas y comprobadas a lo largo de estos años.

Continuó el acto con un vídeo corto sobre la historia del Grupo, y un repaso a sus premios anuales concedidos (los Óscar de la gastronomía gaditana según Monforte). También se entregó una placa como reconocimiento a la labor del fundador del Grupo, Eugenio Barea, hoy presidente honorífico.

Quedaba aún la entrega del premio anual del Grupo Gastronómico Gaditano en su edición de 2015, que fue a parar a la Venta Melchor (El Colorado, Conil), por su aportación a la cocina tradicional. Recogieron orgullosos el premio Petri Benítez (su jefa de cocina) y Juan Carlos Almazo.

Un excelente cóctel en la terraza del Hotel Playa puso broche final al acto del cumpleaños del GGG, que nació cuando el asociacionismo gastronómico andaluz era prácticamente nulo y a años luz del nivel del País Vasco o Cataluña, por tener una referencia.

Evidentemente la asociación ha tenido la gran suerte de vivir de cerca esta gran evolución en la cultura y la realidad culinaria de Cádiz. Pero ante todo es evidente que la unión de voluntades y aficiones sirve para conseguir objetivos, que en esta ocasión han sido, defender, conservar, rescatar, y valorar la mejor cocina pasada, presente y futura de una provincia tan valiosa como la nuestra.

Ellos han abierto camino a los demás en el mejor de los intereses colectivos: el del buen comer.

¡Enhorabuena al Grupo Gastronómico Gaditano! y ¡A por otros treinta años!

Más información en Diario de Cádiz:

NOTA: el libro «Sabores Gaditanos» se vende en la librería «Las Libreras», Avda. Cayetano del Toro, Cádiz.