Rutas terrazas Vinos1Desde la terraza del Hotel EME, la noche de San Juan sevillana nos ha traído frescas y gustosas sensaciones. Una brisa ideal con vistas a la catedral y la Giralda acompañó a la degustación de vinos de la provincia. Hoy se ha presentado una nueva edición de Catas Sensoriales, con vinos y licores de Sevilla (Ruta de las Terrazas), una iniciativa de la Asociación de Vinos y Licores de la provincia de Sevilla, que pretende acercar los vinos inquietos sevillanos (por innovación y variedad), junto a quesos de la sierra norte (CorSevilla), así como la regañá de cristal (Don Pelayo). Y Fran León, el sumiller mitad humano y mitad poeta, hizo de selecto pregonero.

Son tres los potentes atractivos que estarán presentes en las azoteas de los hoteles con encanto de la capital andaluza y hasta final de este mes: vinos y licores, quesos y regañá de cristal.

Por aquí desfilarán vinos y destilados, espirituosos, con crianza oxidativa o biológica, jóvenes, de diferentes variedades de uvas (autóctonas o foráneas), aromatizadas, espumosos, etc. todos ellos con la marca de la provincia sevillana.

Ruta terrazas Vinos2Vinos que traerán -dice Fran León- estrellas a la boca, franqueza y recuerdos de tradiciones, porque llevan sabor a frutas frescas, al terruño. Son vinos junto a personas. Con ellos se harán catas técnicas y románticas, vividas en primera persona, que traerán energía y alegría también para los malos momentos, pero siempre ganas de vivir, de vivir Sevilla.

Especial atención merecieron los quesos presentados por CorSevilla, que en esta ocasión trajo queso fresco y semicurado. El primero, con 2 días desde su producción, no es prensado, lo que le da más cremosidad. La firma está radicada en la Sierra Norte de Sevilla, con ganaderías extensivas, y recogida diaria de leche, que procura mantener una producción constante y regular. El segundo queso, con un sabor más potente, lleva 180 días de curación y otros matices de sabor a la sierra. Treinta años lleva la empresa y 15 en la producción del queso.

Y el tercer elemento en armonía ha sido la Regañá Don Pelayo, representada por su artífice David de Castro, que ha creado un producto de panadería selecta y diferenciada como es la regañá de cristal, así como los picos de cata, ideales para este tipo de degustaciones. Un producto muy persistente en boca que supone el contrapunto y acompañamiento de vinos y quesos. David de Castro anunció nuevos proyectos en su firma, una nueva etapa que habrá que seguir, en un alimento que ya ha alcanzado la calificación de excelente.

La cata comenzó con el espumoso Umbretum Brut Nature (Bodegas Salado), que trajo alegría y comunicación joven, seguida del tinto Silente (Bodegas Colonias de Galeón) que aportó silencio, tranquilidad y sosiego de 2009.

Laberinto de terrazas sevillanas con vistas a monumentos únicos en el mundo. Noches que llevan el buen vino, el mejor pan y el queso de verdad.  Y todo hecho en Sevilla.