Como ya sabréis, éste es uno de mis temas favoritos. Ante la desconfianza del consumidor, los mercados de abastos surgen como una seria propuesta de garantía, calidad, cercanía, variedad y precio. Han sido los mercados de Cádiz, Huelva y Sevilla, objetos de noticia en Comeencasa. El primero, por su magnífica rehabilitación y reapertura hace dos años, el segundo por su nueva construcción en un nuevo emplazamiento, y el tercero por recuperar su antigua sede tras 38 años de vergonzosa provisionalidad.

Los mercados son un elemento material e inmaterial de nuestra cultura y nuestra tierra, nuestra sociedad, nuestra mejor alimentación, e incluso nuestra economía. Solemos conocer bien a sus detallistas, incluso en varias generaciones. Ellos conocen su mercancía desde el origen hasta su destino, por lo que son garantes con su palabra y su credibilidad del producto que ofrecen al consumidor. No hay mejor manera de llevar los alimentos frescos a casa. Los mercados no pasan de moda.

Grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia han rehabilitado los edificios de sus antiguos mercados para adaptarlos a los nuevos tiempos, sin olvidar su propia esencia, productos frescos, variados y de calidad. Se trata de que el acto de comprar alimentos sea algo más que una simple tarea de supervivencia, algo así como un pequeño placer, a base del disfrute de su decoración y de la posible degustación de productos de la comarca, que varían según las estaciones. Es decir, la asistencia a los mercados debería ser un acto social además de comercial. Y digo más, comprar en nuestros mercados de abastos podría incluso cambiar aquellos malos hábitos alimenticios de muchas familias, a modo de reeducación, recuperando conocimientos y costumbres perdidos en esta generación, en aras de una alimentación sana.

Merece la pena, por ejemplo, aludir a la tradicional fiesta gaditana de los mercados –Tosantos- en la que se muestra la importancia de los mismos con jornadas lúdicas y con visita didácticas para escolares. Tampoco quiero olvidarme de las recientes jornadas de cocina de mercado, con elaboración in situ, así como de otros eventos realizados en el interior del mercado como han sido desfiles de moda o conciertos de jazz. En los mercados cabe todo, al igual que son visitados por personas de toda condición social y cultural.

Aunque en Comeencasa hemos tratado de estos tres mercados citados arriba, es cierto que a los mercados gaditanos le hemos concedido más protagonismo, incluso una entrevista. Precisamente hoy Diario de Cádiz publica la noticia de que los dos mercados gaditanos han sido los primeros de España en conseguir el certificado de calidad de gestión medioambiental. Enhorabuena.

Sean de dónde sean, mis mejores deseos para los mercados de abastos.