La aventura de comprar, de disfrutar eligiendo productos, de cambiar impresiones con los vendedores, de encontrarnos con familiares y viejos amigos, tiene su encanto. Pero poder elegir lo que uno come es además un privilegio. En esta ocasión todo esto lo hemos vivido en Huelva, en su nuevo mercado, amplio, moderno, con facilidad para acceder, con aparcamiento público, y con una gran variedad de mercancías en todos sus puestos. Un regalo para la vista.
El recorrido comenzó con el puesto de chocos, dónde los precios varían solo en función del tamaño del bicho. En esta ocasión, el pescadero me indica honradamente que hoy no vienen de Huelva, sino de Marruecos. Es un pescadero de fiar, lo conocíamos del viejo mercado. Compramos dos choquitos de 1 kilo más o menos cada uno, y ya tenemos un pescadero cómplice y de confianza para otro encargo en otra ocasión. Hay que tener amigos hasta en las pescaderías.
Continúa el safari por las verdulerías. Los ojos se nos van hacia las habas, únicas por su tamaño éstas de Huelva, ideales para hacerlas “enzapatás” o guisadas con chocos. Decidido, pónganos dos kilitos….y también los avíos para hacerlas (ajos frescos, hierbabuena y poleo). Seguimos recorriendo el mercado, llenísimo de gente, y mientras nos aprovisionábamos de fruta (magníficas fresas del lugar y naranjas clemenmiel (una pasada), nos topamos con la joya de la corona onubense: “los gurumelos”. ¡qué buena oportunidad!. El precio a estas alturas es más asequible al menos, pues llegó a estar a 48 euros a principio de temporada. Hoy no llega a la cuarta parte. La compra de estas maravillosas setas lleva consigo recetas y consejos para su preparación. La vendedora me indica: “con arroz, judías, en revueltos… pero no le pongas nada que le quite su sabor”. Así lo haré.
La vuelta a Huelva en más de ochenta puestos nos hace descubrir productos del Condado: vinagres reserva, aceitunas de mesa, aceites, frutos secos, alimentos ecológicos, etc. Como ya dije alguna vez, éste es el maravilloso mundo de los mercados de abastos.
El nuevo mercado del Carmen es un referente comercial para la ciudad de Huelva por su excelente situación, con modernas y amplias instalaciones, puestos muy espaciosos, productos variados, frescos, de calidad y de todos los precios, y sobre todo una disposición interna que facilita mucho el recorrido al visitante. Gente como nosotros disfruta comprando aquí.
Chocos, habas, gurumelos y fresas resumen la rica gastronomía de Huelva, una de las más completas de España y creo que poco difundida. Sin olvidarnos de gambas y jamón, símbolo del elitismo en la gastronomía clásica, también de Huelva. Por fin esta ciudad tiene un mercado a la altura del siglo XXI.
Más información sobre el mercado, en el diario Huelva Información.
(Post dedicado a mi amigas Dolo (poetisa onubense) y a Mari, que fríe el pescado como nadie en el Bar Antonio de Punta Umbría).