(Lo encontré en un viejo coleccionable de recetas de Arguiñano. Lo puse en la cena de fin de año y gustó mucho).
Ingredientes para 3 personas: 3 tajadas (lomos) de bacalao desalado, 1 manojo de perejil, 100 g. de mantequilla, 100 de harina, 700 g de leche, sal, 2 cucharadas de salsa de tomate, queso rallado, seis puntas de espárragos trigueros cocidas y agua.
Hay que cocer el bacalao (yo lo hice en la varoma de la thermomix, que allí no se pega), durante 6-8minutos. Además, en el agua de la vaporera se echa sal y casi el perejil picado, dejando un poco para después.
Hacer bechamel fina, añadiéndole también el tomate frito y el perejil picado.
En fuente de horno, colocar el bacalao cocido, cubrirlo con la bechamel y espolvorearlo con el queso rallado. Gratinar a horno fuerte durante 1-2 minutos. Adornar con las puntas de espárragos y servir caliente.
Se trata de un plato sencillo y muy gustoso. Es importante que el bacalao sea de buena de calidad y que esté correctamente desalado. Y el hecho de enriquecer la bechamel con tomate frito y perejil fue todo un descubrimiento para mí.