Hoy lunes ha tenido lugar en las instalaciones de Sevilla City Office la segunda edición del Foro de Cocina Ecológica y Sostenible, organizado por la revista El Comensal y patrocinado por el Ayuntamiento de Sevilla. Durante dos días están participando profesionales del mundo de la restauración, la salud, la docencia culinaria, la economía social, la industria y la ecología.

Y ayer presentaron sus proyectos dos representantes del campo y la cocina de la localidad gaditana de Rota, ambos conocidos y reconocidos, que explicaron lo que hacen, en una relación respetuosa con el campo y la cocina tradicional.

Paco Blasco presentó su proyecto “Alma de Tomate”, comenzado en 2017, con el ánimo de sembrar y recuperar variedades autóctonas de tomates, locales y de todo el mundo. Con un huerto de 1.500 m2 en Rota cultiva más de 1.400 variedades de tomate, además de pimientos, tubérculos, etc., algunos de ellos premiados. Aludió incluso a que rescató 300 variedades de Ucrania, para salvarlos de la guerra. Llegado a Rota en 1998, se convirtió en agricultor por pasión en 2018, pasando en 2012 a la agricultura sostenible, en 2014 a la ecológica y ya en 2018 optó por la regenerativa, el futuro de la agricultura, en busca de un suelo vivo. Habló también de los aliados de su proyecto, como el camaleón común, la culebra ciega, la mariquita amarilla o la lombriz roja, “ayudantes” que viven en una capa de abono verde natural, en un suelo prácticamente de secano, con nitrógeno gratis. Muchas especies recuperadas, y que no están en el mercado, pero existen. 

Blasco se dedica desde su Asociación Alma de Tomate a dar catas,  colaboraciones con Interfood, Feria de la Tapa de Rota, con programas de tv local, actividades con discapacitados y visitas guiadas. Y explicó también al público el origen y concepto de la Mayetería: agricultores roteños que en mayo, antes que nadie, ponían los productos de su huerta en el mercado.

Por su parte, Pilar Ruiz Rodríguez-Rubio, bloguera y comunicadora gastronómica con miles de seguidores, tremendamente activa en vender su tierra, presentó su blog “Aprendiendo a cocinar” que ya cumplió más de diez años de vida, y que edita a medias con el trabajo culinario de su madre, Cristina Ruiz, gran cocinera; así como sus tres libros publicados: “Rota, un gusto conocerte»; «Rota un gusto cocinarte» y  «Rota, un gusto saborearte”, de los que ya hemos hablado en este blog.

La actividad de Pilar va dedicada a la recuperación de recetas tradicionales de familias roteñas, junto a sus historias personales. Un gran trabajo que deja un documento histórico culinario de esta villa gaditana. También se recogen recetas de personas de otros orígenes afincadas en Rota e incluso cocinas llegadas del extranjero, como ocurre con el colonia norteamericana de la Base Militar. Además, los beneficios de estas publicaciones irán destinados a asociaciones solidarias roteñas.

Unas papas de la huerta de Blasco, convenientemente aliñás al estilo gaditano nos puso al tanto de la calidad del proyecto de ambos personajes del mundo gastronómico. Rota, un gusto recibiros en Sevilla.