En una caja olvidada tenía estos cuadernillos de recetas, todos con más de 30 años de antigüedad. Son manuales de instrucciones de cocina publicados por empresas fabricantes de pequeños electrodomésticos la mayoría, para preparar buenos platos –se supone- con los aparatos que representan, sacándoles el máximo rendimieno. También hay un par de ellos cuyas marcas no son de fabricantes de instrumental culinario, como el de Knorr (sopas, pastillas de caldos, etc.), y el de Ariel (primera marca de detergente que además yo sigo usando…), o de Lecturas, una revista del corazón.

Todos estos libritos aconsejan sobre modos de cocinar, proponiendo  ingredientes para la cocina diaria de casa. Algunas de estas marcas siguen estando activas: Magefesa, Solac, Moulinex, etc.

Recetarios patrocinados que representan un modo de cocinar. Con ollas a presión o batidoras que en su día fueron muy modernas. Pero ahora forman una colección curiosa.