Renovación de mobiliario con mayor comodidad, diseño de un nuevo logotipo, arreglo floral y suavidad en colores son algunos de los cambios realizados en el pequeño pero aprovechado local que posee el Restaurante APlomo en Puerta Tierra. Su cocinero, Carlos Martínez tiene un probado curriculum profesional, habiendo pasado por prestigiosos establecimientos con nota alta. Desde 2016 regenta A Plomo, un bistró con personalidad, constancia y calidad, sobre la base de una cuidada cocina tradicional.

Nuestra intención en almorzar allí, un tranquilo lunes fue precisamente conocer de primera mano qué tal había quedado el restaurante, que indudablemente ha ganado en confort con el reciente “lavado de cara”, que ha resultado ser mucho más.

La carta es la justa, con platos de pescado, carnes, fritos y ensaladas, con unos postres propios excelentes. Tienen buenas cervezas artesanas y una interesante bodega.

APlomo no es un bar típico de tapas, si bien su pequeña barra puede solucionar una espera o la comida de una pareja. Durante la pandemia, se optó por hacer comida para llevar, preparando todos los platos de la carta para recoger.

Probamos ensaladilla de cazón en adobo, tomate seco y rúcula. Vistoso montaje, con agradable aroma del pescado frito que se distribuye en pequeños trozos, dándole originalidad.

Había que pedir las croquetas de jamón ibérico, en formato redondo, estupendas.

Tal como dice la carta, las bravas imprescindibles de APlomo, que siempre son una buena opción.

Con interés esperábamos la pavía de merluza frita en harina de arroz y guacamole, con mínimo rebozado acompañado de esta salsa, muy original.

El pulpo a la plancha con salsa agridulce, zanahorias aliñás y palomitas de maíz estaba genial. Es difícil encontrar un buen pulpo en raciones o tapas, que ya sabemos que es caro. Éste nos pareció genial.

El pan es de La Cremita, el más adecuado.

A la vista de las sugerencias de la carta, se deduce que el jefe de cocina, Carlos, da muchas vueltas a sus platos, en combinaciones, acabados y presentaciones.

APlomo es uno de los ejemplos que tenemos en Cádiz de esta nueva hostelería, con gente joven pero formada y con mucho amor a lo que hacen. 

Abre todos los días para almuerzos y cenas, excepto domingo y lunes , que cierran por la noche. Martes cerrado.