Me pongo a analizar el ticket de la última compra en la frutería, y observo que dónde antes gastaba 40 ahora pago 60 euros, llevándome lo mismo. Es la inflación, eso dicen. Todo está subiendo, y a los beneficiarios del Salario Mínimo Interprofesional les ha durado poco la alegría.

Y una vez preparado para el almuerzo de hoy, me entra la curiosidad por ver los costes reales de un gazpacho hecho en casa, en base a los precios de las hortalizas: tomates, pimientos, pepino y ajo; y por otro lado, lo que lleva de sal, vinagre y aceite empleados. Extrapolando y sumando, me sale el litro de gazpacho por unos 4 euros, con los mejores ingredientes que encontré. Eso sí, con esta cantidad puedo servir 4-6 tazas abundantes de gazpacho.

Dice la prensa al hablar de la inflación que nos ataca, que la subida de precios supone en principio un 18% más que el año pasado, en concreto en el precio del tomate (20%) y el aceite, que los dos se han encarecido. Los tomates figuran en el ticket por casi 3 euros. No puedo olvidar tampoco la subida que experimentan las hortalizas del campo al consumidor, que eso también tiene delito, y que parece no querer arreglarse.

En cuanto al pepino, en frutería alcanza un precio de casi 3 euros (comprado en el campo a 0,25 euros/kg). Suelo ponerle medio pepino al gazpacho. Este producto no ha subido demasiado.

El pimiento verde (el italiano) es el más utilizado (en origen cuesta 0,76 euros/kg). En el ticket figura a 2,88 euros. Mi gazpacho lleva uno.

Y el ajo, variedad castaño, tiene un precio de venta de 6,88 euros. Una unidad (el diente de ajo) sale aproximadamente por 0,030 euros. No pongo cebolla.

Pero es que el aove también ha subido. Calculo que añado 20 ml, que para un precio de casi 5 euros/litro, podría fijarse en 0,40 euros. El vinagre ha variado poco con la inflación, y estimo que habré invertido 0,20 euros más o menos.

El coste final de mi gazpacho se acerca a los 4 euros el litro. Lo dicho.

Esto es consecuencia del fenómeno inflacionista que nos invade, a unos más que otros, claro. Pero además, he comparado este coste final casero propio con los gazpachos envasados que publicitan y venden los supermercados: algunos de ellos cuestan menos de 2 euros. No olvidemos que estos gazpachos industriales incluyen mano de obra y todos los costes empresariales. 

En fin, que no me salen las cuentas. ¿Qué tipo de ingredientes nos están incluyendo en estos gazpachos procesados?.

Y por otro lado, el gazpacho casero es realmente un lujo gastronómico y nutricional, cuya elaboración -en mi opinión- está más que justificada.

FUENTE: ABC AGRÓNOMA