Se trata de una receta incluida en el libro “Trebujena. Gastronomía y tradición. La cocina del pueblo. Una bonita publicación de pastas duras editada por el Ayuntamiento de Trebujena. Es un plato típico de invierno, fácil, sabroso y saludable, porque todo lo que lleva es bueno. Como siempre, es importante la calidad de los ingredientes, sobre todo en las patatas (de Sanlúcar y Chipiona) y el bacalao (lomo de buena calidad). Bueno, y también el arroz, porque una vez hecho, el guiso se va espesando y es deseable que el arroz se conserve en su punto y no se pase.

Ingredientes para 4 platos abundantes: 500 g de patatas, 300-400 g de bacalao, 80-100 g de arroz, 2 tomates grandes pelados, 1 pimiento verde, 1 cebolleta mediana, 4 dientes de ajo, perejil, sal, 3 hojas de laurel, cayena (o cualquier otra especie al gusto) y aceite de oliva virgen extra.

El bacalao se desala sumergiéndolo en agua un día entero y cambiando el agua cada 8 horas, caso de que no sea desalado.

En una cazuela con aceite, sofreímos la cebolla, los ajos, el pimiento y el tomate todo ello muy picado, dejando que se pochen a fuego medio. A continuación, ponemos las patatas peladas y troceadas tamaño bocado. Habrá que dejarlas unos 15-20 minutos. Añadimos el bacalao (yo lo puse dividido en las 4 raciones), el laurel, la cayena (o la especie elegida) y el agua suficiente para una cómoda cocción.

Cuando las patatas estén a medio hacer, ponemos el arroz y dejamos todo 15 minutos. Corregimos de sal.