Seis años han pasado desde nuestra visita “oficial” a Trebujena, con motivo de Destapa Trebujena. El pasado sábado volvimos, gracias a la organización del Patronato Provincial de Turismo de Cádiz, Turismo andaluz y el Ayuntamiento de Trebujena. No pudo estar mejor organizada la visita y planificada al detalle. Nos llevamos de nuevo una impresión gratificante, en lo que fue el escenario de la película El Imperio del Sol.

La marisma de la costa noroeste de Cádiz volvió a mostrar sus recursos naturales en su extenso término, su gastronomía autóctona (pescados, vinos y hortalizas), en una localidad de 7.000 habitantes que quiere y debe sacar partido a sus posibles. El lema escogido para su campaña es “Trebujena, la Doñana gaditana”.

La jornada comenzó con una visita a la Bodega de la Cooperativa Albarizas, nacida en 1977, con 208 socios pequeños productores, cuyos vinos ya no se venden a las grandes bodegas; Trebujena ya es oficialmente zona de crianza en el marco de la DO Jerez. Conocimos sus instalaciones para las labores de crianza de mostos, finos y blancos, alguno en ecológico y alguna variedad de uva recuperada. Desde 2008, con amontillado y olorosos. Nos atendió José Castillo, presidente de la Cooperativa.

Paseando a continuación por la localidad, conocimos Ca´Moña, la tienda de Elisabeth Arana, dedicada a la venta de productos gourmet de la provincia: vinos, conservas, ahumados, embutidos y quesos. Su propietaria es ejemplo de mujer emprendedora, situando a Trebujena en la distribución de los mejores productos gastronómicos.

De gran interés fue conocer el interior del Santuario de la patrona, la Virgen de Palomares, antes ermita de San Sebastián, ampliada en el siglo XVIII con un altar barroco rococó. La imagen, del siglo XIII, fue traída por los repobladores.

Siguió la ruta con parada en el Cortijo Alventu (siglo XVI), que cuenta con pequeña plaza de toros. En su terraza pudimos conocer de la mano de Miguel Núñez y Víctor Álvarez (Casa Lola), tres elaboraciones con la carne del llamado vacuno de estero, la ternera de la raza autóctona jabonera, concretamente un tartar, una carne cocida y unos chicharrones. Este ganado se alimenta en la marisma con salicornia, lo que le da una gran salinidad y calidad.

La marisma y sus recursos se nos mostraron con toda su extensión y belleza. El alcalde Jorge Rodríguez –que nos acompañó durante toda la jornada- explicó el proyecto ya aprobado, para la recuperación de la zona,  inundando 250 Ha (frente a las 6 ha actuales), lo que devolvería la biodiversidad al lugar tal como hace 50 años, y permitiría un uso turístico sostenible, con la creación de puestos de trabajo.

Recorrimos el paraje a pie, contemplando la colocación del trasmallo, y recibiendo las explicaciones de una de las socias de la empresa Esterostres60, proyecto integrado por mujeres, quien describió las instalaciones de los esteros, en un entramado de compuertas, redes, comederos y oxigenadores, para obtener albures, lubinas, langostinos y camarones. La firma ofrece rutas a pie, en buggy, despesques, rutas a caballo y degustaciones.

Al tratarse de un paraje natural, es una concesión administrativa, cuya pesca se comercializa en lonja. De gran interés la avifauna que habita allí todo el año: flamencos, espátulas, garzas, cerceta pardilla y grullas entre otros. Un huerto solar aporta el 100% de la energía necesaria. En 2015 obtuvo un premio de Pesca Sostenible de la Junta de Andalucía.

A la vuelta de paso, degustamos el vino blanco Viñalquivir (Coop Virgen de Palomares), junto con albures y lubinas marinados de la firma Del´Aqua.  

Y por último, el almuerzo, organizado con eficacia y detalle en el restaurante-venta Manegodor, un complejo hostelero con esteros de propia explotación, en los que se desarrollan camarones, lubinas, albures y langostinos de esteros (menor tamaño) y también alguna especie invasora.

Vinos, comercio, patrimonio religioso, espacios medioambientales, gastronomía de primera división y un afán emprendedor siguen siendo las claves de Trebujena, la Doñana gaditana.

Nuestro agradecimiento a la organización, dirigida por Fran Cabral (Patronato de Turismo de Cádiz).