Un plato rápido de hacer y riquísimo. Está claro que las berenjenas combinan con muchas cosas, como en este salteado que lleva un toque dulce que gustó mucho en casa. Son dos factores importantes a tener en cuenta: quitar el amargor a las berenjenas y contar con un salmón de buena calidad, pues su grasa envuelve a la verdura.

Ingredientes (2-3 raciones): 1 berenjena de 400-450 g aprox., 150 g de lomo de salmón fresco sin piel, 1 puerro, 1 puñado de pasas de Corinto, sal y aceite de oliva virgen extra.

Unas horas antes de hacer el salteado lavamos bien y cortamos la berenjena a lo largo. La reservamos en un plato con sal por encima para que vaya soltando el amargor.

Troceamos la berenjena y pelamos y troceamos el puerro muy pequeño.

En una cazuela con el aceite justo, pochamos el puerro picado unos minutos. Añadimos las pasas, y los trozos de berenjenas. Salteamos y tapamos unos cinco-diez minutos para que se haga el vapor.

Mientras, en otra sartén, ponemos el lomo del salmón a la plancha a fuego suave, unos minutos hasta que esté hecho, pero poco.

Añadimos el salmón a las berenjenas, salteamos y mezclamos bien y corregimos de sal.

Servir.