Ayer domingo, tuvo lugar una edición más de “Los Domingos en su punto” de La Casapuerta. Ese bar de cabecera por el que ha pasado todo Cádiz cultural y parte del extranjero. En esta ocasión, fueron Carmen Segundo y Carlos Caburrasi los protagonistas del evento.

La primera habló de la lectura de las etiquetas y su correcta interpretación, y el segundo, como buen marido, cocinó mientras tanto unos garbanzos con setas, a modo de ropa vieja vegana, porque además él confiesa que “No tiene thermomix”. Teoría y práctica formativa culinaria, para no perder el tiempo un domingo por la mañana, que además es compatible con tomarse una o más cervezas –artesanas también- junto a montaditos gaditanos y banderillas de atún, salmón y queso.

En una completa presentación en pantalla, Carmen Segundo partió de la nueva normativa sobre el etiquetado de alimentos a partir de 2015. Hizo hincapié en la necesidad de leer las etiquetas para saber el contenido real de los productos que compramos. No obstante, advirtió que no se debe demonizar los productos procesados, pues a veces tienen interés nutricional.

Como notas importantes, comentó que el azúcar está presente en la mayoría de los alimentos, unas veces de forma natural (en la fruta por ejemplo) y otras añadida por el fabricante o cocinero. Los nombres bajo los que se presenta el azúcar son diversos: Sirope de agave, azúcar moreno, azúcar cristalizado, azúcar de caña, miel, fructosa, azúcar invertido, zumos de fruta concentrados, dextrosa, glucosa, maltosa y melaza.

Otro aspecto a considerar es el contenido de sal, de grasas y sobre todo de producto. No es lo mismo un jamón cocido con un porcentaje de 82% de jamón, a otro con un 55%. Otro ejemplo son los preparados cárnicos, que no son carne en realidad.

Como conclusión de la ponencia de Carmen Segundo, hay que leer siempre las etiquetas de los productos envasados que compramos, para conocer la calidad de lo que nos vamos a llevar a casa, seleccionando los más adecuados para la salud.

Es cierto que es difícil dedicar tiempo durante la compra en el supermercado a leer con detenimiento las etiquetas. Por ello, Segundo propone –si no son muy caros- comprar una unidad y leerla luego con detalle en casa.

El acto finalizó con una degustación de garbanzos salteados con setas deshidratadas, a modo de ropa vieja, que hizo las delicias de los presentes.

Carmen Segundo es bióloga y docente universitaria de profesión. Y Carlos Caburrasi es informático en la Universidad de Cádiz.