Dice mi frutero que estas papas se venden solas, que se las quitan de las manos a las cooperativas que las comercializan. Yo desde luego son las que pido siempre, papas de Sanlúcar para todo: cocer, guisar, aliñar, incluso freír (poco)…. Así que me alegro de que vaya a conseguir lo que se llama una marca registrada, que es una certificación de calidad que le imprime un reconocimiento oficial, para lo que se han puesto de acuerdo productores y Ayuntamiento de Sanlúcar en comenzar los trámites.

Se cultivan en arena de playa y su éxito es que el suelo no ofrece resistencia, por lo que pueden crecer de forma regular y alargada y están disponibles todo el año, sembrándose en otoño. Su sabor se debe a la salinidad de la tierra, su color blanco las distingue, su fama le viene desde finales del siglo XVIII, y su calidad es reconocida en la región y en España.

Actualmente se producen unos 15 millones de kilos de patatas de Sanlúcar, que lógicamente se venden a un precio mayor que otras variedades u orígenes, al menos en esta zona de Andalucía. No olvidemos que en España hay otras patatas de gran calidad como las gallegas por ejemplo. 

La concesión de marca para este producto sanluqueño es una buena noticia. Hay que recordar que esta localidad gaditana costera tiene ya una IGP para sus langostinos, una D.O. para su manzanilla y ahora esta marca registrada viene a confirmar el prestigio de sus productos, obtenidos en su mar, sus bodegas y su tierra.

Aquí va mi video con la receta de Papas de Sanlúcar aliñadas.

 

Más información sobre las papas de Sanlúcar aquí.

Mi enhorabuena.