Esta misma tarde hemos tirado al contenedor de papel la agenda de 2020, la de nuestra cocina, nuestros menús, nuestros platos diarios. Estaba llena de anotaciones, de borrones, de tachaduras, pero cada día reflejaba el menú completo de almuerzo y cena. En mi papelería de cabecera en Cádiz, encargué la nueva agenda semanal para el año que acabamos de estrenar, el 2021. A la agenda usada de 2020 le damos las gracias por los servicios prestados.

Una agenda a la antigua usanza, con las primeras páginas dedicadas a los días festivos del año entrante, un completo santoral, las diferencias horarias con nuestro horario peninsular, los indicativos telefónicos por provincias y las fechas festivas de cada comunidad. Una agenda con el mismo contenido de hace 30 años, como si no hubiera pasado el tiempo.

Pero al ser de vista semanal, la agenda me permite comparar lo que se come cada día con el resto de la semana para combinar alimentos y no repetir y, para estar al tanto de cuando hay que descongelar carnes o pescados, o dejar en remojo las legumbres. La agenda de vista siete días sigue siendo mi aliada, mi asistente en la cocina.

Hoy dia 1 ya hemos comenzado a escribir sobre ella. Una crema de verduras y salmón sobre sofrito han sido los primeros platos del año, como los primeros niños nacidos en el año que ahora comienza.

¡FELIZ COCINA EN 2021!