Las entrevistas dan mucha vida a las noticias. Después de sacar a varios cocineros, hoy traigo a Eva Cepero como protagonista, un personaje que conoce a la perfección el mundo de los eventos gastronómicos, porque ha crecido con ellos en Andalucía, disfrutando muy de cerca sensaciones inolvidables, relacionadas con la cocina, el vino, las técnicas de los grandes chefs y sin olvidar la cultura y las tradiciones.  

 

¿Cuánto tiempo llevas metida en esto y por qué?

Aproximadamente unos 20 años. Llegué por casualidad al mundo de la gastronomía, gracias a Pati Garcia (Divina cocina) que puso en marcha el cuaderno gastronómico de Sevilla y su provincia «El Salero», y nos pusieron en contacto amigos comunes, no sabría decirte ahora mismo quien, y hasta hoy. Además de trabajar juntas, se fraguó una bonita amistad. Empecé con ella llevando el departamento de comercial y publicidad. De ahí fiché con otros medios de comunicación como Welcome&Ole, y durante un año y siendo sucera otra vez de Pati García llevé las páginas de gastronomía de El correo de Andalucía.

Paralelamente surgieron las RRSS y sin saber absolutamente nada me metí a investigar, y poco a poco me posicioné bajo el seudónimo de FLAMENCAKITCHEN ya que durante mi primer año, no acudí a ningún evento, así que nadie sabia quien era esa flamenca. Simplemente mi estrategia. Y por la novedad en el descubrimiento de la comunicación virtual, llevé muchas cuentas de empresas, restaurantes y bares de Sevilla. A los que además de abrirles las cuentas, formaba para que ellos en un plazo determinado fueran quienes alimentaran sus cuentas. Siempre he dicho que nadie mejor que el propietario o cocinero, sabe lo que quiere comunicar.

-Te has movido por toda Andalucía y habrás conocido a mucha gente….

La verdad que si, he conocido a mucha gente Charo. Sabes, soy culillo de mal asiento y un alma libre. Me encanta moverme, lo necesito, no me gusta estar mucho tiempo en el mismo sitio. Necesito moverme y respirar otros aires, por ese motivo la vida me ha dado la oportunidad de conocer a mucha gente y además buena gente.

En todos lados hay de todo por supuesto, pero tengo muy buen ojo y veo clara las intenciones de la gente, muy pocas veces me he equivocado y cuando lo he hecho, me he llevado un chasco tremendo.

Me gustaría saber cómo has visto la evolución de la gastronomía andaluza en estos últimos años.

Pues mi respuesta va a depender mucho de la provincia que hablemos. En general en Andalucía ha habido una evolución positiva aunque todavía nos queda mucho, mucho por conseguir y sobretodo mucho trabajo que hacer. Hasta que dejemos de ver un copia-pega en las cartas de todos los establecimientos, no habrá un cambio. Tenemos que culturizar nuestras cartas, trabajar nuestras raíces y aprovechar los recursos.

 

Y la pregunta obligatoria es ¿Todas las provincias andaluzas están en la misma fase gastronómica?

¡Que va, ni muchísimo menos! Ojalá! Málaga despuntó hace años, y se ha puesto a la cabeza. Han sabido organizarse y remar todos a favor. Cádiz ha cogido un impulso interesante en los últimos años, que si sabe aprovechar y sigue trabajando, la gastronomía gaditana tiene mucho que enseñar. Huelva, gracias a la estrella de Xanti Elias, se empezó a situar como visita obligada en el mapa gastronómico del pais. Ellos también han empezado a trabajar su marca Huelva y a reconocer la riqueza de sus productos y de su tierra. La verdad es que llevan muy buen camino.

Córdoba lleva años trabajando poquito a poco, pero cada vez son más los cocineros que están haciendo de Córdoba una cocina con sello propio y de excelencia. Jaén y Granada cada vez más presentes, están haciendo un trabajo extraordinario con sus productos, principalmente con el AOVE ya son cuatro creo, las denominaciones de origen en Jaén.

Me contaba Ana, de «Cocinando entre olivos» que Granada también estaba creciendo mucho y que le había sorprendido en la último ruta de la tapa las creaciones y el nivel que había en la ciudad, lo cual es una buenísima señal y un sello de calidad.

Para mi Sevilla, me encantaría dedicarle unas bellísimas palabras, pero va a ser que no, por desgracia. Sevilla es un cuadro absolutamente abstracto. Aquí hay mucha gente remando, pero todas en diferentes direcciones, buscando notoriedad y reconocimientos para sus intereses propios, más que revivir esa famosa gastronomía del tapeo en la ciudad, conocida en todo el mundo. Hay que culturizarse y llenar las cabezas primero de cultura y sobre todo dedicarle tiempo a las cartas y a la búsqueda de recetas de la cocina tradicional que se hacía aquí, es un trabajo pero hay que rememorar recuerdos y sabores, un resurgir del tapeo sevillano. Lo que tenemos actualmente es un cocktail de cartas sin personalidad, todas iguales y con más de lo mismo. Como algo se ponga de moda, estamos muertos, todos lo ponen! Qué poca originalidad!. Tan solo se salvan unos cuantos con sello de identidad propia.

 

-La cocina española causa admiración entre los extranjeros, pero ¿mostramos ahora otras facetas nuestras además de lo tradicional?

Los extranjeros alucinan con nuestra cocina y forma de vida. Ellos vienen buscando las experiencias y evidentemente la más sensitiva es comer, y es que en un bocado o un sorbo puedes experimentar tanto…

 

España es bonita toda entera, tan solo cambia la intensidad del sol pero de Norte a Sur podríamos perdernos en cualquier rincón y si es costero mejor, ellos sí que saben transmitir la alegría de vivir. ¡Nuestros sabores son inolvidables para el paladar.! De todas formas, Charo, en todas partes del mundo se come muy bien.

Hace mucho la pasión y el cariño con la que cocinamos. En las cocinas se necesita tiempo y aquel que lo emplee, ya tiene mucho ganado, diría que el 50% del plato..

 

-Cuéntanos algo de tu paso por Andalucía Sabor.

Cada edición trabajada tiene sus momentazos y recuerdos, pero para mí, el mejor y el que no olvidaré nunca fue el primero. Hace ya 8 años, creo…fue sacando las chaquetillas de cada «cocinero ponente» al congreso, la de todas las estrellas Michelin, para plancharlas y colgarlas en el perchero, y es que de repente verlas todas colgadas con sus nombres bordados, nos produjo una gran emoción. Tanto a Alberto de Paz como a mí, se nos hizo un nudo en la garganta y nos abrazamos, deseándonos lo mejor para esa primera experiencia, que era una responsabilidad tremenda para él y por supuesto para todo su equipo. Ese momento, me sigue emocionando edición tras edición, aunque claro, esa primera vez fue la bomba. Bueno, y también emociona  conocer a todas esas estrellas, de las que tanto has leído o visto videos en YouTube. Y estar hablando de tú a tú. La mayoría son gente sencilla, amables y te hacen el trabajo fácil.

Charo, de todas formas cada edición que me llama Alberto, para formar parte de su equipo de Enfoque Comunicación, me da subidón, no puedo evitarlo. También disfruto del trabajo que se me asigna. Éste año, me tocó llevar los talleres y los disfruté muchísimo. Conocí a mucha gente y aprendí, creo que de eso se trata en éstos congresos, de aprender.

 

¿Hay mayor implicación de la administración pública con la gastronomía y la cultura?

Me vas a permitir Charo. Pero la Administración no sé qué hace ni a qué juega. Por eso, me reservo mi opinión con tu permiso. Que luego me llaman guerrera, mete mierda y conflictiva. Que hagan lo que ellos vean oportuno, que ya hago yo lo mismo. ¡Salud y libertad para todos!

 

¿En cuál de tus facetas disfrutas más?

En cualquiera Charo, le pongo mucha pasión a todo lo que hago, no entiendo otra forma de trabajar, por eso me ilusiono con todos mis proyectos y doy el 200% en mis trabajos.

¡Me encanta organizar eventos, me pone cardiaca! Pero me satisface mucho ver a mis clientes comer cuando les cocino en sus casas, ¿Hay mayor satisfacción que ver a tus comensales disfrutar de tu cocina? Pues no!  Bien lo sabes tú.

Mi Secreto es ponerle corazón a lo que hago. Ponerle corazón, color y alegría de vivir. Así es mi vida y así soy yo! .