El llamado “gallo del lunar” o “pez San Pedro” que es su verdadero nombre comercial por el sur, es un pescado semigraso, exquisito y de alto precio, que podemos encontrar en los mercados de Cádiz y Huelva. También se le llama Sanmartiño, Martiño o Gallopedro. Normalmente el pescadero de oficio lo filetea, sacando su hueso-espina central. Yo lo suelo comprar al peso, ya limpio, y me sirve para hacer pastel de pescado o solamente a la plancha con ajo, vino y perejil.

En esta receta quise hacer una especie de sopa, partiendo de un sofrito marinero para añadir el gallo, pero por la proporción de pescado y los pocos comensales que somos, me salió en realidad un pescado en salsa, eso sí, exquisito. Y todo con un solo cacharro.

Ingredientes para 2-3 personas: 400 g de gallo limpio, salicornia fresca (espárragos de mar, medio envase), 1 cucharada de moringa en polvo, perejil, 1/2 litro de caldo de pescado de casa, ¼ de gambas, ½ vasito de vino fino, 1 calabacín pequeño, aceite de oliva virgen extra, sal, orégano fresco y un toque de hierbabuena.

Sofreímos los ajos y el perejil picados, junto con la salicornia que también habremos troceado un poco. Cuando esté todo pochado, añadimos la moringa y el vino y dejamos evaporar.

Pelamos y troceamos el calabacín y lo añadimos a la cazuela junto con el caldo de pescado, dejamos que se guise unos quince minutos; ponemos el pescado en tamaños bocado, a fuego medio unos cinco-ocho minutos, introduciendo tres minutos antes las gambas ya peladas. Corregimos de sal y añadimos la hierbabuena.

Hay que tener cuidado de que no se nos reseque el pescado y vigilar la proporción del líquido.

Con esta receta quiero demostrar que los guisos de pescado son fáciles, simples y de un solo cacharro. La única condición es que todos los ingredientes sean de la máxima calidad.