Premio vinos provincia SevillaEl pasado martes asistimos a la entrega de premios Vinos de la Provincia de Sevilla, acto organizado por la Diputación Provincial (a través de Prodetur) en la bella sede del Consulado General de Portugal. Asistieron autoridades como el Consejero de Turismo, el Presidente de la Diputación, el Presidente de la Confederación de Empresarios y el Presidente de la Asociación de Vinos y Licores de Sevilla, junto al Cónsul General de Portugal, anfitrión del acto. Por supuesto, estaban representados todos los bodegueros de la provincia sevillana, además de los medios de comunicación especializados. Y Bodegas La Margarita (Constantina) se llevó los dos premios.

Se presentaron 38 candidaturas al premio, 21 vinos tintos y 17 blancos, pertenecientes a 10 bodegas sevillanas: Tierra Savia, Fuente Fría, González Palacios, Salado, La Margarita, Fuente Reina, Puerta Marisma, Colonias de Galeón, Vinos Blancos de Autor y Nao Victoria. Se premiaban blanco y tinto con y sin envejecimiento en barrica.

Los vinos ganadores fueron blanco Cuevas de la Sima y tinto Cocolubis, ambos de Bodegas Margarita. Y hubo mención especial al tinto MC (maceración carbónica) de Colonias de Galeón (ecológico) y a Bodegas Salado por su vino blanco semidulce Saloma 2016. Estas dos últimas bodegas han abierto camino a una nueva etapa de desarrollo del sector de los vinos en la provincia de Sevilla.

El Premio Vinos de la Provincia de Sevilla consiste en una campaña específica de promoción del vino distinguido, para darlo a conocer tanto al público en general como al sector especializado; por ello, Diputación se compromete a promocionarlo en los eventos gastronómico que organice, a través de Turismo de la Provincia. Igualmente, las bodegas ganadoras podrán mencionar esta distinción en sus respectivas etiquetas.

Aludió el presentador del evento a los textos cervantinos que hace 400 años hablaban de los caldos de localidades sevillanas como Alanís de la Sierra, Cazalla y Guadalcanal, para comentar la necesidad de que la hostelería incorporara a sus cartas los vinos que actualmente se están elaborando en la provincia, aspecto en el que aún queda mucho por hacer, como es fácil comprobar.

El discurso posterior de los representantes oficiales defendió al vino como apuesta segura por el valor de la tierra, el empleo, la cultura y el turismo, por la posibilidad de creación de nuevas rutas turísticas para contribuir al desarrollo de diferentes comarcas de la provincia de Sevilla, en un mercado muy dinámico.

La labor de los empresarios y bodegueros es fundamental y procede su apoyo. De hecho dieron cifras de aumento de la renta agraria y de empleo en el sector agroalimentario, que además, en Sevilla, se une a otros productos estrella como son el aceite de oliva virgen extra, el arroz, la aceituna de mesa y los cítricos.

En muy pocos años, han aumentado en Sevilla las bodegas y los vinos, gracias a la llegada de nuevas generaciones de jóvenes bodegueros con inquietudes por trabajar e innovar.

A pesar de la brillantez del acto, echamos de menos la intervención del bodeguero premiado, Raul Fernández Medina, para explicar las características de sus vinos y hablar de su proyecto empresarial. Nos queda pendiente también saber dónde comprarlo para su degustación. Y, por supuesto, será misión casi imposible encontrarlo en la hostelería sevillana. Para ello habrá que esperar.