PlátanosDe nuevo traemos una colaboración de la página Nutrición Sin Más. El plátano es uno de los alimentos más consumidos alrededor del mundo debido a su buen sabor y también por la cantidad de nutrientes que contiene. Parte de la popularidad que goza, está basada en esos factores y en su facilidad para comerlo, ya que solo es necesario retirarle la piel, lo cual es muy fácil.

Algunas personas no están de acuerdo con su consumo ya que creen que tiene un elevado contenido de azúcares y carbohidratos. ¿Es verdad esto? ¿Merece preocupación sobre el cuerpo?

Esta fruta originaria de Asia es cultivada en casi todo el mundo, especialmente en las zonas cálidas. Se compone en 90 % de carbohidratos, por lo que la mayor parte de las calorías absorbidas por el cuerpo al ingerir esta fruta son de este tipo. Asimismo, tiene cantidades de azúcar y almidón los cuales varían según el estado de madurez de la fruta.

El plátano es rico en nutrientes que benefician al cuerpo como el magnesio, la vitamina B6 y C y también potasio. Además de esto, se observa en ella una elevada cifra de antioxidantes y fibra. Es sin lugar a dudas un alimento completo que ayuda a mantener un estado saludable.

Por Nutrición Sin Más

Muy rico en fibra

Generalmente un plátano de tamaño mediano contiene 3 gramos de fibra muy beneficiosa para el organismo, en especial para el intestino. Al ser consumida los niveles de insulina internos son reducidos como también ayuda a personas que padecen estreñimiento. Igualmente, es un alimento que sacia más que otros tipos de frutas por lo que se reduce la necesidad de comer tan a menudo, evitando así el consumo innecesario de calorías.

Tiene almidón resistente, que es un nutriente esencial para combatir cualquier tipo de enfermedad vinculada con el cáncer de colon así como una disminución de los niveles de colesterol y diabetes. Igualmente tiene pectina la cual hace que los niveles de glucosa en la sangre se reduzcan en mayor medida.

Menor riesgo de enfermedades cardiovasculares

Esto se debe a que el potasio se encuentra presente en los plátanos, los cuales tienen la capacidad de proteger al cuerpo ante este tipo de enfermedades. Mejora la presión arterial y se obtiene una salud más resistente, evitando así infartos y problemas del corazón.

Ayuda a una mejor digestión

La pectina y el almidón resistente mencionados con anterioridad son grandes nutrientes que se encuentran en los plátanos que no han madurado completamente. Al llegar al intestino sin haber sido digeridos, se comportan como alimento para la flora intestinal, logrando así la aparición de bacterias benignas y un mejor flujo. Luego de descomponerse se produce butirato, ácido graso conocido por mejorar la salud en esta zona del organismo.

¿Qué ocurre con la diabetes?

Generalmente todos los productos ricos en carbohidratos como el plátano, causan altos niveles de glucosa en sangre. Pero esta no es una constante, pues depende de la madurez de la fruta. Cuando se encuentran verdes, el contenido no es muy alto por lo que podría ser consumido en pequeñas cantidades, sin excederse. Lo que sí se encuentra prohibido para personas que padecen esta enfermedad es su consumo cuando la fruta se encuentra madura, porque podría causar severos problemas.

El plátano es una fruta muy rica, que también tiene un uso en la cocina si se encuentra maduro y no tan dulce. No suele tener contraindicaciones a menos que la persona que lo consuma tenga algún problema con el azúcar, pero no está prohibido completamente, pues podrían consumirlo en su estado menos maduro.

¿No te parece suficiente? La mejor forma de convencerte es que lo agregues en tu próxima comida, ¿qué esperas?

Fuente: Nutrición Sin Más.