CerealHoy traemos una colaboración de la página Nutrición Sin Más, a modo de corresponsal de Comeencasa. Creo que merece la pena el artículo y el contenido de la web:

Un tema que durante mucho tiempo ha propiciado el debate es el consumo de cereales: algunos piensan que es un alimento saludable y necesario en nuestra dieta, y otros por el contrario lo satanizan a tal grado de hacerlo ver como veneno.

¿Quién tiene la razón? Además… ¿es igual un cereal integral que uno refinado?

Conoce todo lo referente a este controversial alimento y descubre las principales diferencias entre los tipos de cereal.

Por Nutrición Sin Más

Por muy obvio que parezca, los cereales son las semillas de las plantas con el mismo nombre.

Estamos hablando de pequeños granos ya secos y aptos para que el ser humano los pueda comer, además de servir como cebo para ganado.

Actualmente, los cereales que más se consumen son el maíz, el trigo y el arroz, aunque existe una variedad más grande que incluye la avena, la cebada, el centeno, entre otros.

La quinua o el trigo sarraceno son pseudocereales, es decir, un tipo de cereales que no lo son como tal pero que se preparan y consumen igual.

En general, los cereales son utilizados como ingredientes para preparar alimentos como pasta, pan, harina, e infinidad de productos procesados (galletas, panes…).

Cereales integrales

Se llaman así pues conservan todos los componentes que el grano tiene de forma natural:

  • El salvado: lo que cubre el grano, rico en fibra.
  • El germen: núcleo del grano donde se almacenan la mayoría de los nutrientes.
  • El endospermo: parte más grande que se compone de carbohidratos y proteína.

Es por ello que todos los nutrimentos del grano, tales como la fibra, manganeso, hierro, selenio y vitaminas, se mantienen en el cereal y le aportan un valioso nivel nutricional con múltiples beneficios para el organismo.

¿Por qué los cereales integrales son saludables?

  1. Aumentan la esperanza de vida

Ingerir cereal integral disminuye el riesgo de morir a causa de una enfermedad del corazón hasta en un 15% y el riesgo de muerte hasta en un 9%.

  1. Disminuyen el riesgo de obesidad

Está comprobado que quienes consumen cereales integrales constantemente tienen menor riesgo de padecer obesidad y de tener obesidad en el abdomen.

  1. Bajan considerablemente el riesgo de enfermedades cardiovasculares

Estudios han observado que la ingesta de grandes cantidades de cereal integral reduce hasta en un 30% el riesgo de padecer enfermedades del corazón.

  1. Reducen el riesgo de sufrir cáncer de colon.

El consumo de cereales integrales ha sido asociado a una disminución del 17% en el riesgo de sufrir cáncer de colon.

Cereales refinados

Este tipo de cereal es sometido a un proceso de refinamiento durante el cual se eliminan las partes más saludables: el salvado y el germen.

Por lo tanto, en un cereal refinado solamente se conserva el endospermo, el cual es rico en hidratos de carbón y proteína.

Gracias a ello es que es considerado como calorías vacías, pues aportan pocos nutrientes y muchas calorías.

Algunas veces los cereales refinados son enriquecidos para luchar contra la eliminación de esos nutrientes, por lo que se les agregan minerales y vitaminas.

¿Por qué los cereales refinados son perjudiciales?

  1. Provocan picos en los niveles de glucosa

Debido a que no contienen fibra, la digestión y absorción de este tipo de cereal es bastante rápida, lo que ocasiona que la glucosa en sangre aumente y baje de forma brusca, lo que origina más hambre y antojos al paso de unas horas.

  1. Incrementan el riesgo de padecer obesidad

Está comprobado que el hecho de que los cereales refinados incrementen el hambre y los antojos fuera de las horas de comida están relacionado con el incremento de peso.

  1. Aumentan el riesgo de sufrir numerosas enfermedades

Diversos estudios señalan que existe una relación entre la ingesta de cereales refinados y el incremento de resistencia a la insulina, además de un riesgo más grande de padecer enfermedades del corazón o diabetes.

Factores en contra de los cereales

Independientemente del tipo de cereal, todos contienen grandes cantidades de carbohidratos, un aspecto negativo para personas diabéticas o con síndrome metabólico.

Algunos cereales, sin importar si son integrales o refinados, están compuestos por gluten, una sustancia que causa sensibilidad o intolerancia.

De igual manera, algunos cereales son también ricos en FODMAP, carbohidrato relacionado con trastornos digestivos.

Para finalizar, los cereales también tienen antinutrientes, sustancias que hacen más difícil la absorción y digestión de diversos nutrientes, en especial minerales.

¿En resumen?

No cabe duda de que los cereales integrales son la opción más nutritiva en esta discusión. Sin embargo, también tiene sus contras y existe gente para la que los cereales integrales son nocivos.

Haz una autoevaluación de tu salud y decide por ti mismo si los cereales deben formar parte de tu dieta o no.

Lo que es cierto, es que no son imprescindibles y sus beneficios pueden obtenerse a partir de otro tipo de alimentos.