El 14 de agosto se pisó su uva. Treinta y cinco días cumple hoy la criatura y esta noche se ha bautizado. Sus padres, Bodegas Salado (Umbrete, Sevilla), han querido celebrarlo aprovechando la IV Muestra de Vinos, Licores y Anisados de la Provincia de Sevilla. La fiesta de presentación ha sido en la azotea de la Casa de la Provincia, en la plaza del Triunfo. La Giralda y la luna llena de fondo. El mosto ha salido guapo, rico y de buen olor. ¡ole!. Su nombre es Mostum, se venderá en centros comerciales de Sevilla y en las bodeguitas del centro sevillano. Eso sí, hace falta que se recomiende. Se necesitan camareros que vendan Sevilla en copas. De momento esta noche, la familia Salado ha presentado el primer mosto de la temporada en el lugar más hermoso de la ciudad.

Antes de llegar a la botella y a la copa, el mosto y el vino fueron tierra, y comenzaron generando jornales. Y los bodegueros vivían pendientes del momento óptimo de su recolección. Todavía están en la vendimia, hasta acabar la semana.

Juan Alberto, enólogo de Bodegas Salado, se dirigió a los invitados para recordar los tres estilos de bebedor de vinos: 1) el que no sabe, ni saborea ni opina, simplemente bebe. 2) el que no se explica, aunque expresa que le gusta lo que está bebiendo. Y 3) el que prueba el vino y se imagina lo que hay detrás: tierras, clima, trabajo de un lado, y del otro aromas, volumen, sabor…

Desde hace dos años, en Bodegas Salado las catas de uvas deciden cuando vendimiar. A eso de las 9 de la noche, con un paseo o recorrido por los viñedos, se prueban las distintas uvas y se fija la fecha de la vendimia.

Bodegas Salado no compra el vino, tiene viñedos en Huévar y Carrión…. Mima y controla su producto, que este año declara como excepcional. El tiempo se ha comportado como nunca, y la uva tiene gran calidad.

La uva es garría fina, con 85% de superficie en Sevilla y 15% en otros puntos de Andalucía. La levadura fermenta entre 0 y 8 grados, y la selección del propio viñedo provoca la cantidad de glicerina y aroma del mosto dulce en boca. La sensación es espectacular, de las mejores cosechas.

Bodegas Salado también elabora vino blanco afrutado, de gran fragancia aromática y un tinto que ahora cumple 3 años, con uva tempranillo, que pronto dará que hablar.

El sonido de flauta y tamboril en la noche, junto a la Giralda y en las alturas, nos recordó que el mosto pertenece al Aljarafe. El silencio, los recuerdos por sevillanas, y un mosto aún turbio y fresquito en la copa nos trajo el espíritu del Aljarafe.

En aquel momento estaba todo: vino, amistad, música y éxito de un gran trabajo realizado en tierra y en barril.

¡Enhorabuena a Bodegas Salado por sus hijos, estos buenos vinos sevillanos!