Un arroz caldoso con chirlas y langostinos, elaborado por Jacobo de la Rosa fue el ganador del I Concurso Gastronómico de Arrocería La Plaza, celebrado ayer domingo en el restaurante del Hotel Vértice Aljarafe, en Bormujos (Sevilla), llevándose la «Cuchara de Oro». Fuimos diez los participantes en lo que resultó ser una jornada festiva y muy animada, con degustación pública de los diferentes arroces elaborados al aire libre en la terraza del Hotel. Por cierto, mi arroz fue el primero en salir, se agotó rápidamente y no llegamos a tiempo para su degustación.

Las bases del concurso establecían la modalidad de arroz caldoso, a preparar con los ingredientes que aportó Arrocería La Plaza, y bajo la coordinación de su Chef Ismael Bernal, a quien hemos de agradecer su celo y amabilidad para atender todos los detalles del concurso y solucionar los requerimientos de los puestos arroceros improvisados bajo las carpas instaladas para la prueba. El I Concurso Gastronómico de Arrocería La Plaza fue un éxito de público y sobre todo de sabores.

La prueba comenzó a las 11.30 horas para el equipo número 1 (cocinero y ayudante), incorporándose a la tarea un participante más cada 10 minutos hasta llegar al número 10, finalizando el último arroz a las 15.30. Dos horas fue el tiempo máximo asignado a cada concursante, y el arroz empleado de la marca Doña Ana.  La Cuchara de Plata (segundo premio) fue para Sergio Tarín Velasco, con un arroz caldoso de mar. El tercer premio (Cuchara de Bronce) se lo ganó Julián Asensio, con un arroz campero. El jurado estuvo compuesto por personajes del mundo de la gastronomía y hostelería de Sevilla.

Mi receta de arroz caldoso con langostinos fue una muy sencilla, que preparamos mi cuñada y yo como equipo y que no obtuvo premio alguno; otra vez será. Ciertamente hubo arroces complejos y muy originales. De eso se trata.

La idea del concurso me pareció muy acertada. Se trata de un alimento que se presta a mil y una elaboraciones, y que está especialmente indicado para grupos numerosos, donde se comparte el centro de la mesa. Ayer domingo pudimos comprobar cómo Arrocería La Plaza se llenó de familias que degustaron los diferentes arroces que salieron de las grandes perolas de hierro. Estamos hablando de un restaurante especializado, no de un simple centro comercial con comida estándar. Y son muchos los vecinos que residen en los alrededores del hotel Vértice.

Me encantaría que continuara esta tradición de homenajear el arroz a través de estas competiciones con aficionados y jóvenes profesionales de la hostelería, como pudimos comprobar entre los participantes.

La jornada finalizó con un almuerzo en el restaurante a base de varios arroces de La Plaza –ya por nuestra cuenta-, todos secos y terminados en el horno: con costilla, con paté de foie y de albóndigas y tirabeques. El grupo, lo mejor, colegas blogueros de Cádiz Cádiz que asistieron para animarnos; y la suerte de tener una cuñada dispuesta a seguirme en estas aventuras y que además es buena cocinera.