Las altas temperaturas nos hacen dejar los guisos pesados para optar por otros platos más frescos y ligeros, y no por ello menos saludables y completos. Esta ensalada de pollo lleva un poco de todo, pero sobre todo fruta. Lo hicimos a partir de un muslo de pollo que congelamos no hace mucho.

Ingredientes para 2-3 personas: 1 muslo de pollo de campo o 2 normales, 1 huevo duro, puñado de arándanos, 2-3 tallos de apio, 1-2 puñados de tomates cherris, 1 pera Conferencia, ½ pepino, 1 zanahoria mediana, 1 cebolleta fresca, hojas de albahaca o menta, zumo de ½ limón, 1 pimiento verde, chorreón de aceite de oliva virgen extra y salsa de yogur (opcional).

El muslo de pollo se cuece en agua con la zanahoria y una de las ramas de apio, durante una hora aproximadamente. El caldo lo podemos aprovechar para otra elaboración. La zanahoria irá luego a la ensalada de pollo a trocitos.

En una fuente deshuesamos el muslo de pollo, troceamos el huevo duro, pelamos la pera y la picamos, añadimos el apio a trozos, los arándanos, los tomatitos cherris cortados por la mitad, la sal, el pepino, la cebolla, la albahaca, el zumo de limón y el pimiento verde picado. Removemos bien, vertemos el aceite y por último, ponemos el yogur, mejor si es artesano. Yo en ese momento tenía uno desnatado, pero no es igual, merece la pena añadir un yogur de leche entera.

Corregir de sal, dejar en la nevera hasta servir. Se le puede añadir otras especias al gusto.