Tomé esta receta de la página Diario de Gastronomía, de la que recibo periódicamente un boletín de noticias variadas sobre cocina y gastronomía. Venía indicada para 4 personas y yo la adapté (no proporcionalmente exacto) para dos personas, y nos llegó a los justo para un plato y algo más para cada uno.

Ingredientes: 150 g de arroz redondo, 75 g de garbanzos (para cocer luego), 150 g de setas frescas, 100 g de pasas de Corinto, 2 dientes de ajo, un poco de azafrán, ½ l de caldo de verduras casero, sal y perejil fresco.

Los garbanzos hay que remojarlos la noche anterior y luego ponerlos a cocer una hora aproximadamente y reservarlos. No será necesario si ya los compramos cocidos. Pero utilizamos los garbanzos de Huelva en su estado natural.

Primero hay que hidratar las pasas sumergiéndolas en un poco de agua durante unos treinta minutos, sacar y reservar. Laminar los ajos, limpiar y trocear las setas.

Precalentar el horno a 200ºC.

En una cazuela de barro (es la mejor opción) con a.o.v.e.  rehogar los ajos con las pasas durante unos minutos y las setas limpias. Añadir el arroz y saltear, agregar los garbanzos cocidos y la sal, el caldo caliente y el azafrán.

Introducir la cazuela en el horno y dejar 20 minutos. Comprobar que no quedó demasiado seco, añadiendo algo más de caldo si fuera necesario.

Pasado el tiempo, espolvorear con perejil picado. Servir.

En este plato es muy importante el caldo y las setas. Me habría gustado utilizar gurumelos, pero no los encontré este fin de semana.