Un pescado de calidad y fresco es siempre eso, un buen pescado. Y en realidad poco necesita para disfrutar de su sabor. Pero en esta ocasión, quise darle una vuelta a un lomo de buena pescada que tenía ya limpia de espinas, hueso y escamas (del Mercado Central de Abastos de Cádiz), para ponerlo como plato principal. Entonces, escogí las especias más gaditanas y con ellas mariné el pescado. El resto, un golpe fuerte de horno.

Ingredientes (2 personas): 350-400 g de lomos de pescada blanca, el zumo de medio limón, 100 ml de aceite de oliva virgen extra, 100 ml de vino de Jerez seco (un amontillado en este caso), 1 cucharada sopera de especias de algas de los esteros de Cádiz, 1 cucharadita de mezcla de sal con salicornia y un poco de sal.

Disponer en un bol todas las especias y líquidos y mover para mezclar bien.

Disponer los (dos) trozos de lomo de pescada en una rustidera adecuada en tamaño. Verter sobre ellos la mezcla hecha, y dejarlas un máximo de 24 horas.

Al dia siguiente, ir calentando el horno a la máxima temperatura. Cuando esté, introducir la rustidera con el pescado y dejarlo hacer unos 25 minutos. Debe salir muy jugoso y con menos líquido.