A mediados de diciembre, por aquello de una estancia corta en Cádiz y aprovechar para no cocinar (todo hay que decirlo), reservamos para almorzar en Vic Chou (de los socios Víctor y Chouzas), cuya cabeza visible es Daniel Chouzas, ya conocido de su paso por La Marmita y como jefe de sala del Royalty.

La zona de apertura es de gran concentración hostelera, en la peatonal calle Zorrilla, junto a la Plaza de Mina, con bares y restaurantes de diferente perfil. El local de VicChou es alargado y junto a la sala decorada con motivos bodegueros, cuenta con una pequeña terraza exterior y algunas mesas altas a la entrada.

Definen su cocina como puramente de mercado, es decir, tradicional, pero con algunas innovaciones. Traen el pan de Puerto Real y cuentan con buenos vinos de la provincia, más allá de los clásicos de Jerez, que también emplean en su cocina. Los productos son de cercanía, incluyendo en su carta elaboraciones de atún rojo. Las presentaciones son pequeñas y creativas pero muy intensas.

Ensaladilla templada de marisco al ajillo con huevo frito, paté de mejillones y mantequilla, almejas finas de la bahía con pimentón y Maestro Sierra (fuera de carta), lentejas con foie y langostinos flambeados, lasaña de vaca retinta, bechamel de castañas y queso parmesano. Y el postre, savarín de chocolate cremoso de canela y helado artesano de menta.

Un menú delicioso para dos personas dónde pudimos probar un poco de todo. Pero habrá que volver otro día.