Ayer miércoles, el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Cádiz acogió el acto de presentación del cartel de la próxima Ruta Quiñones, previsto para el 9 de marzo de 2024. Su autor, Guillermo Márquez Puyana, es un artista multidisciplinar.

Al acto asistieron la concejal de Cultura del Ayuntamiento de Cádiz, la presidenta de la Asociación de Amigos de Quiñones, Blanca Flores, el presidente de la Fundación Quiñones, Juan José Téllez, y la hija del escritor, Mariela Quiñones; y una buena representación de medios de comunicación.

Guillermo Márquez es pintor, decorador de interiores y grabador artístico. Elabora artesanía, diseña ropa, muebles, es diseñador gráfico y de arquitectura efímera en eventos festivos. Está recuperando también la artesanía local, avalado por la UE, y su obra se conoce en toda la provincia.

Márquez, describió su trabajo en el cartel de la Ruta, indicando que en la pintura lo más trabajoso es encontrar el camino para la creación. Suele hacer cosas sencillas, dijo, y en esta ocasión dedicó mucho tiempo a pensar. Parte del hecho de que Quiñones “regaló” a su hija Mariela La Caleta el día de su nacimiento, y él lo interpreta con una gota de agua sobre la arena de esta playa viñera, con los colores del cielo, el mar y el musgo de la roca, aludiendo a la obra quiñonera Los Poetas. Márquez ha querido transmitir el mundo de Quiñones desde un microcosmo caletero, o “pompa caletera” como él dice.

Téllez remarcó el espíritu vocacional “Bahía de Cádiz”, del buen gaditano Fernando Quiñones. Y anunció que la Fundación que preside se renueva y revitaliza con el apoyo de los Ayuntamientos de Cádiz y Chiclana, la Junta de Andalucía, la Universidad de Cádiz y la Diputación Provincial. Nuestra Asociación será la hermana menor de la Fundación Quiñones, pero se une al objetivo de difundir su filosofía.

Blanca Flores, expresó la importancia del día de ayer y del programa de 25 años de la muerte de Quiñones, incluida la exposición en el Castillo de Santa Catalina, y recordó el reciente traslado temporal del espacio sede de la Asociación, a la Casa de la Cultura, en la calle Ancha. La frase incluía valorar el trabajo realizado por los miembros en la mudanza. En ese sentido, agradeció al Ayuntamiento su apoyo ante la situación de alarma por ruina que presentaba parte del Baluarte del Orejón, abierto a todos los gaditanos.

Mariela Quiñones, presente en el acto, valoró la dedicación de la familia Márquez a la Asociación, que ahora con Guillermo nos aporta un cuadro más para la colección, en un acto de generosidad.

Otra Márquez, Inma, musa musical de la Asociación, cantó a capela un villancico y un tema de Fito Paez, “yo vengo a ofrecer mi corazón”, mensaje que no tienen precio.

Maite González cerró el acto resumiendo el perfil de Fernando Quiñones, ciudadano ejemplar, hombre lleno de vida, cuyo recuerdo sigue vivo en nuestra admiración. En 2030 se cumplirán 100 años de su nacimiento.