El pasado sábado pudimos visitar por fin esta nueva tienda del barrio sevillano de Nervión. Está situada en la esquina de calle Fernández de Ribera y la plaza Pintor Amalio García del Moral. Tiene tienda y cafetería, y creo que ambas cosas cuentan con demanda de mercado, dados su vocación ecológica y de reinserción social, impulsada por Cáritas Diocesana. Se trata de la segunda apertura de Bio-Alverde, que ya tiene tienda en el populoso barrio de Montequinto, en Dos Hermanas.

La zona de entrada del local se dedica a frutas y hortalizas, la mayoría de ellas traídas de los huertos que Bio-Alverde posee en Sevilla, y que además dedica a la concienciación ambiental con visitas y demostraciones formativas, y también a la inserción social, pues sirve para generar empleo. Según anuncian, tienen previsto impartir talleres de cocina casera y sana en la mañana de los sábados.

El local ofrece también productos ecológicos certificados de cercanía (aceites de oliva virgen extra, yogures, otros lácteos, pan, mieles, etc.), también llamados km0, así como mercancías de comercio justo (café, panela, etc.), junto a conservas de calidad.

En el espacio dedicado a restauración, encontramos una carta muy interesante, porque además de un café de calidad, se ofrecen otras propuestas saludables para desayunos, mediodía o la merienda, como sandwiches especiales, quesos, etc., con dulces y tartas de elaboración artesana.

Además, Bio-Alverde gestiona junto con Cáritas un departamento textil, dedicado a reciclar ropa, un servicio que va teniendo cada vez más éxito, por aquello del aprovechamiento de los recursos, evitando el despilfarro del consumismo.

Bio-Alverde es un bonito y atractivo proyecto, ideal para un segmento comercial que desea adquirir alimentos más limpios y solidarios.  Nosotros compramos yogures blancos de cabra, tan difíciles de encontrar y un paquete de panela. Lo próximo, merendar.