Hoy 28 de mayo, la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) lo dedica al Día Mundial de la Nutrición, junto con la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN). Y esta XXI edición quiere dedicarla al consumo de pescado y productos del mar por sus muchos beneficios, con el lema “Pesca Salud”. No olvidemos que España es el tercer país de Europa con mayores cifras de obesidad infantil y juvenil.

Con motivo de esta celebración, se organizan varias actividades formativas y divulgativas, que vienen a apoyar el consumo de pescado, que en este momento en España está por debajo de lo recomendado para la población.

El pescado es un alimento de gran interés nutricional y se recomienda su cocinado saludable (no abusar del pescado frito por ejemplo). Pero es cierto también que el pescado en general es caro y muchas familias no tienen fácil acceso a él. Un tema importante a debatir, dentro del marco del abuso de consumo de carne y procesados, más baratos pero menos nutritivos.

Transcribo el Decálogo del consumo de pescado tomado de la página de FESNAD, divulgado también por la web Gastronomía y Cía:

  1. Tomar o no pescado y productos del mar se convierte en una decisión importante para nuestra salud en las diferentes etapas de la vida.
  2. Los productos del mar ofrecen la posibilidad de innumerables preparaciones culinarias nutritivas, ya que estos alimentos llegan al consumidor con un amplio rango de valores nutricionales y características sensoriales.
  3. El consumo de pescado y mariscos es parte de nuestra tradición cultural y pueden, además, tener precios asequibles.
  4. Son fuente de proteínas de alto valor biológico, y en general, más digestibles que las correspondientes de origen cárnico, de tal forma que nuestro organismo las puede utilizar de manera más eficiente.
  5. Aportan ácidos grasos poliinsaturados (AGPI) de cadena larga (en especial, omega 3), como los ácidos eicosapentaenoicos (EPA) y docosahexaenoico (DHA), que se encuentran en cantidades importantes en pescados grasos (atún, jurel, salmón, sardina, caballa, etc.).
  6. En cuanto a minerales y oligoelementos, el pescado es una valiosa fuente de yodo, selenio, zinc, calcio, fósforo, hierro y cobre.
  7. El pescado ayuda a reducir el riesgo de mortalidad por enfermedad coronaria en la población adulta. También son numerosos los beneficios de su consumo durante el embarazo asociado a un menor riesgo de parto prematuro y mejor desarrollo de los recien nacidos, aunque evitando durante este periodo la ingesta de especies con mayor contenido en metil mercurio (pez espada/emperador, tiburón, atún rojo o lucio) o en cadmio (cabezas de crustáceos))
  8. Se recomienda para la población general el consumo de 3-4 raciones de pescado/marisco por semana, procurando variar entre pescados blancos y azules.
  9. La evidencia científica pone de manifiesto que los beneficios de comer pescado superan con mucho los posibles riesgos asociados a su consumo.
  10. La producción de origen marino puede ser ventajosa en el contexto de la sostenibilidad, ya que las emisiones de efecto invernadero son para algunas especies y tipos de producción comparativamente más bajas que las que tienen lugar en la producción de animales terrestres para consumo humano.