Ángela Ruiz Bilbao se formó en la Escuela de Hostelería de Cádiz en el Servicio de Sala. Ejerció como tal varios años en el restaurante A Plomo hasta que por conciliación familiar se tomó un respiro. En este descanso laboral siguió formándose y madurando un proyecto hostelero propio, que ahora se ha estrenado en el Paseo Marítimo de Cádiz, bajo el nombre de Atípico.

Es un local frente al mar con amplio cierre de cristales, que favorece su luz y ventilación, una apreciable terraza y un interior con muchas posibilidades de diferentes distribuciones y ampliaciones, constituyendo este coqueto negocio un proyecto hecho a la medida de Ángela, con vocación de multibar.

El bar no tiene salida de humos, por lo que se ha recurrido a una freidora industrial que no los produce, retiene la fritura y la suelta ya en su punto justo de servicio. La cocina de Atípico es un espacio abierto y funcional. El establecimiento respira organización y orden.

Las tapas son sencillas, para el tapeo y la comida casual, con sandwiches variados, platos clásicos y postres interesantes. Ofrece desayunos. Cuenta con cervezas artesanas y vinos variados. El servicio es agradable en una zona dedicada sobre todo a la clientela turística  y familiar.

Tenemos pendiente probar algunos platos más de la carta, como las ensaladas y gofres para acompañar al café. Y, sobre todo, la opción del pescado frito, una oferta cada día más complicada en Cádiz.

Atípico es un establecimiento para dar respuesta al tapeo y comida ligera con toques propios. Y su formato y situación permiten una actividad continua. Un proyecto dinámico y bien estructurado.

Le deseamos mucha suerte.