La receta no tiene nada de especial salvo el sabor, al tratarse de productos traídos de un huerto, gestionado por una Asociación de grupos de consumo. Se cultiva con sistemas tradicionales, aprovechando todos los recursos de la naturaleza, respetando los ciclos y la estacionalidad. El resultado es un plato al que no hay que añadirle nada, más que un simple sofrito.

Ingredientes (2-3 personas): 1 manojo de acelgas rojas o blancas, 1 manojo de ajetes (medio si son grandes), 300-500  gramos de gambas.

Las gambas se pelan y se reservan las cabezas para un caldo. Las acelgas se lavan con abundante agua y se trocean tanto hojas como tallos. Reservar. Se pelan y pican los ajetes.

En una sartén, con poco aceite se ponen a pochar los ajetes a fuego medio durante unos cinco minutos. A continuación se añaden las acelgas, un poco de sal, se remueven y se tapa, para que se cuezan al vapor durante quince minutos.

Por último, se ponen las gambas, salteándolas otros dos-tres minutos. Se corrige de sal y se sirve.

Acelgas y ajetes son verduras traídas de este huerto. Una delicia.