Todos sabéis que siempre le he dado mucho protagonismo a la patata y no suelo relevarla a un papel de guarnición en plato. Por eso publico esta nota de prensa que avisa de que comienza ya la recolección de la patata nueva en Andalucía, y que viene con buena calidad y con volúmenes similares a los últimos años. Es una noticia de nuestro campo.

Y es que en estos días comenzará en las provincias de Sevilla, Córdoba, Cádiz y Huelva, la campaña andaluza de recolección de patata nueva temprana, que junto con la de Cartagena, será la primera patata europea que llega en grandes volúmenes al mercado, supliendo de ese modo la oferta de patata de conservación francesa.

Además las heladas caídas en las últimas semanas influirían en el comienzo de la recolección de los países europeos, por lo que nuestra patata llegará más tarde a Europa pero estará más tiempo en este mercado. No podemos olvidar que el 70% de la patata andaluza se vende en Europa, con Alemania como primer comprador.

El 80% de los productores y empresas comercializadoras de patatas andaluces se agrupan en Asociafruit, y llevan años alertando de la necesidad de concienciar a la población sobre las bondades de nuestra patata nueva frente a la patata de conservación (francesa principalmente), de menor calidad y valor gastronómico.

La Asociación informa de que este año también se llevarán a cabo tareas de promoción de la patata nueva, con el apoyo de la Junta de Andalucía, informando al consumidor de sus cualidades: sabor, frescura, proximidad, etc. (prensa, radio y página web específica).

Como dato complementario, en Sevilla se cultivan 4.000 hectáreas de patata nueva (1.000 de ellas en La Rinconada). También en Cádiz, Huelva, Málaga y Córdoba, rozan las 7.000 hectáreas).

Y es importante saber que en Andalucía, y en toda España, la patata ha sufrido una reducción importantísima en los últimos 25 años (De 23.500 a 9.000 hectáreas). Ello se ha compensado con un incremento en la importación de patatas francesas de conservación.  Y aquí la gran distribución debería apostar por la patata nacional, nueva, fresca y de proximidad en sus lineales.

Por otro lado, el sector de la patata reclama su equiparación con el resto de los productos agrícolas como frutas y hortalizas.